::: MENÚ :::

La Biblioteca del Colegio de Arquitectos de Cataluña

En primer plano, a la derecha, la sede del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Atrás, su biblioteca.

En primer plano, a la derecha, la sede del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Atrás, su biblioteca.

Cuando un arquitecto llega a Barcelona y comienza a familiarizarse con la ciudad y su arquitectura, uno de los lugares que no debe dejar de visitar es la Biblioteca del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Ubicada en el tercer piso de la calle Arc número 1, en la Plaza Nova, a corta distancia de la Rambla y de Plaza Cataluña.

En el salón de lectura -con vistas a la plaza y a la catedral de Barcelona, perfectamente climatizado y con una correcta disposición de la luz natural y artificial- podemos ver en las estanterías sólo el cuarenta por ciento de los miles de libros y revistas que posee esta institución. La mayoría del material de consulta se halla celosamente guardado en los depósitos. Un catálogo automatizado permite acceder a los libros inmediatamente y el personal que trabaja en la Biblioteca, está siempre atento a las inquietudes que tiene el lector.

En la Biblioteca es común encontrarse con arquitectos, alumnos de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, que están escribiendo sus tesis para el doctorado y a los profesores de éstos, como Josep Quetglas que en la contratapa de su libro “Pasado a limpio II” dice:

“En la Escuela tienes a los mejores profesores. Cualquiera puede ir a escucharlos, no importa curso ni horario. No pasan lista.
“Se sabe inmediatamente que son los mejores, porque siempre están ahí cuando los necesitas -apenas llegas y ya están a punto de empezar, sin faltar ningún día, sin nunca llegar tarde-. Porque hablan a tu nivel, no son de esos que esconden su inseguridad tras un lenguaje oscuro. Y porque, como más sabes, más te dicen. Nunca se cansan de dar clase, no envejecen, no tienen la cabeza puesta en su despacho o en el escalafón. No conspiran entre ellos. Sólo viven para enseñarte arquitectura.
“¿Qué de cuál Escuela estoy hablando? De la tuya.
“¿Qué quiénes son esos rara avis? No, no son ninguna minoría, son, al contrario, la mayoría de tus profesores. ¿Quieres nombres? ¿El curso acaba y aún no te has apuntado sus nombres en el horario? Son Le Corbusier, Aalto, Siza, Wright, Mies, Loos, Ruskin, Hejduk, Smithson… Esa es la gente que da clase en tu Escuela. ¿No lo sabías? Sí: te están esperando en la Biblioteca, para darte clases particulares.
“Cada día, al llegar a la Escuela, decídete: -“¿Con quién voy hoy a clase, con Aalto o con el de Urbanismo, el de Proyectos, el de Historia…?”
“Escoge. Deserta las aulas. No vayas a clase. Que queden vacías. Ve a la Biblioteca -ellos te esperan…”

La Biblioteca fue creada en Barcelona por la Asociación de Arquitectos de Cataluña, en el año 1980, sobre una propuesta de Joseph Vilaseca (1848-1910) Éste era un arquitecto nacido en Barcelona, catedrático de la Escuela de Arquitectura y Presidente de la Asociación de Arquitectos. El Colegio de Arquitectos como continuador de la Asociación, se hace cargo de la Biblioteca que ha adquirido una relevante importancia gracias en parte a las donaciones continuadas de arquitectos colegiados y en particular de arquitectos como Catá, Folguera, Munné, Viladevall, Llongueras y Quetglas.

“La Biblioteca del COAC”, como acostumbran a llamarla los arquitectos en Barcelona, cuenta con libros, revistas, CD-Rooms, artículos de prensa y videos sobre arquitectura en el sentido más amplio. Tiene áreas de Planeamiento, Tecnología de la Construcción, Teoría e Historia de la Arquitectura y Diseño y Artes Plásticas.

Para tener una idea de la cantidad de material con el que cuentan para consulta, podemos decir que solamente en libros, la biblioteca tiene en la actualidad aproximadamente 74.000 volúmenes en la sede de Barcelona, sin contar los de las subsedes de las ciudades catalanas de Tarragona, Girona, Lleida y Tortosa. El ritmo de crecimiento es de unos 4.000 volúmenes anuales y posee una significativa colección de libros antiguos.

En cuanto a las revistas, la biblioteca recibe anualmente 208 títulos de revistas de todo el mundo y además tiene un fondo muy notable de 715 revistas antiguas ya no publicadas o de corta duración.
En 1998 se creó una Videoteca de Arquitectura que cuenta con documentos producidos por matriculados del Colegio y de otras adquisiciones de diversas productoras.

Una mención especial merece el Archivo Histórico. Éste se creó en 1969 para preservar los ejemplares antiguos que poseía el Colegio provenientes de la Asociación de Arquitectos e iniciar después una colección sistemática de todos los archivos de los arquitectos catalanes notables.

El interés por preservar, catalogar y difundir el patrimonio arquitectónico de Cataluña se materializa en las funciones de este archivo histórico. La generosidad de los donantes a través del tiempo ha permitido contar con un fondo de documentos imprescindibles para cualquier estudio sobre arquitectura catalana de los siglos XIX y XX.

El Archivo Histórico conserva en sus dependencias documentación procedente de donaciones de archivos profesionales, colecciones facilitadas, trabajos de defensa del patrimonio arquitectónico, etc. La documentación abarca desde finales del siglo XVIII hasta la actualidad, estando presentes la totalidad de tendencias y estilos arquitectónicos practicados en Cataluña.

El acceso a la Biblioteca es libre para arquitectos colegiados, amigos o simpatizantes del Colegio de Arquitectos. Para los lectores que no cumplan estos requisitos, el acceso se permite gestionando un carné anual.

La biblioteca abre durante todo el año de lunes a viernes, cerrando solamente las dos últimas semanas de septiembre por revisión. Los servicios que brinda son: consulta de libros, revistas, CD Rooms, prensa, legislación y normativa, además de préstamos (sólo para arquitectos colegiados, que consta de cuatro libros cada quince días prorrogables), acceso a internet, fotocopias y consultas telefónicas y por correo electrónico. Pueden visitarla en la web en www.coac.net

El arquitecto que tiene previsto viajar a Barcelona, no debe dejar de conocerla, es una experiencia enriquecedora. Esta Biblioteca es un ejemplo que podríamos imitar en Argentina.

Publicado en la página de FADEA

Un Comentario

  1. Stella Maris

    Somos de la ciudad de Mar del Plata, Argentina. Nos encantaría realizar un intercambio con ustedes. Pertecemos a un establecimiento educativo. Si les interesa les dejamos un mail de contacto.

    Responder

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE