::: MENÚ :::

Lo fundamental es tranquilizar la vida…

  • 25 Jul 2009
  • 1
  • Arquitectura, Ciudad, General
Según FBC: “lo fundamental es tranquilizar la vida humana, por eso hay que separar el tránsito rodado del peatonal"

Según FBC: “lo fundamental es tranquilizar la vida humana, por eso hay que separar el tránsito rodado del peatonal"

En estos días pensaba en un arquitecto catalán llamado Francisco Barba Corsini, a quien conocí en su estudio en Barcelona, a propósito de una investigación que debíamos hacer para la Universidad Politécnica de Cataluña sobre el arquitecto moderno Alvar Aalto. FBC –quien murió el 11 de marzo de 2008– había estado con el arquitecto finlandés cuando éste visitó la ciudad condal en la década del cincuenta.

El reportaje completo que le hice a Barba Corsini fue publicado en el sitio web de la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos y está colgado también en el blog de A vos, Ciudad. En la nota se puede disfrutar de las anécdotas que compartió, siendo un joven arquitecto, con el maestro nórdico. Pero algunas de sus reflexiones sobre arquitectura y ciudad, las comparto ahora con los lectores de esta columna semanal. Este arquitecto, como otros tantos de su generación, nos transmite con sus palabras mucho “sentido común” y que se ha perdido actualmente en nuestra profesión.

Recuerdo que el comentario que me hizo apenas llegué a su estudio fue: “La Argentina… un país al que le tengo un afecto especial. Cuando era chico se hablaba de ella… y hasta pensé en un momento en irme a vivir allá… ¿Y cómo están ahora…?” Es que España pasó momentos muy difíciles a principios del siglo XX y muchos de sus habitantes pensaron en emigrar a nuestra “próspera” Argentina; sobre todo los jóvenes profesionales, que no tenían futuro.

Francisco Barba Corsini nace en Tarragona e 1916 y en 1943 obtiene el título de arquitecto por la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona. En 1951 conoce a Alvar Aalto –junto a otros jóvenes colegas de la época– durante su visita a Barcelona.

Lo recuerda al arquitecto moderno nórdico así: “Aalto en Barcelona habló de su trabajo y de la Villa Mairea… También recuerdo que hicimos alguna excursión con él… Supongo que le interesó el Parque Güel. No le gustó la Sagrada Familia… Según donde iba se ponía de espaldas… Si, cuando le llevabas a conocer un edificio más o menos clásico, que podía estar bien, se ponía de espaldas. Y miraba el entorno. Lo considero como que nosotros estábamos incluidos… No quería llenarse más de información falsa e iba por otro camino y decía ‘yo voy por una arquitectura limpia, orgánica, de verdad’. Cuando veía un edificio, analizaba sus texturas y si había una falla mejor…”

Francisco Barba Corsini fue una persona de gran tenacidad y energía, que pasó por duros momentos profesionales. A pesar de ello, no dejó de luchar en el tiempo y siguió trabajando diariamente con ilusión. También fue un profesional que siguió con preocupación los problemas de su ciudad y al respecto reflexionaba: “No coincido con el alcalde de Barcelona, cuando dice ‘que es la mejor ciudad del mundo’. No es así… La ciudad se ha hecho últimamente ampliando las calles. La típica ciudad carretera desechando al peatón… y las ciudades están hechas para que vivan los hombres… Lo positivo de Barcelona es que está abierta al mar y da gusto pasear por el puerto olímpico…”

Uno de sus ex-alumnos, el arquitecto Antonio Armesto –actual profesor de la UPC– comenta la admiración que tiene por este hombre, quien a pesar de su avanzada edad, siguió trabajando y siendo una persona respetuosa.

En homenaje a su constancia en la arquitectura, concluimos esta nota con las propias reflexiones del arquitecto Francisco Barba Corsini: “El único sujeto de la arquitectura es el hombre, y el objetivo es hacerle más feliz. La Arquitectura debe primero funcionar y lego emocionar; la técnica es sólo un medio y la mejor arquitectura es la Naturaleza, a la que hay que acercarse. Lo fundamental en Urbanismo es tranquilizar la vida humana, separando el tránsito rodado del peatonal” Sobre todo nos quedamos con éste último pensamiento… que viene bien para SFVC.

Un Comentario

  1. Arq. Mario Cárdenas

    Tranquilizar la vida humana. Separar el tránsito vehícular del peatonal. Si, es fundamental, ya que ciudades como las nuestras, nunca preparadas para recibir el caudal diario de vehículos degradan la vida urbana de las areas centrales, donde late la vida de la ciudad. Ahora, qué áreas definimos para los vehiculos y cuales para los peatones? como se manifestarían esos entornos en funcion de lo que en ellas suceda? Cita obligada a revisar los códigos de planeamiento urbano, para ver si se condicen con el tipo de ciudad que esperamos tener. Que ciudad buscamos…? Ante todo es el punto de partida.

    Responder

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE