::: MENÚ :::

La ciudad en 50 años

Audio de la entrevista a profesores y alumnos
Los alumnos ubican sus edificios en el sector a estudiar.
Los alumnos ubican sus edificios en el sector a estudiar.

Cuando pensamos cómo será nuestra ciudad dentro de cincuenta años, nos invade una gran incertidumbre por saber si muchos de los espacios públicos que vemos hoy en día seguirán siendo iguales. Otra duda es si se seguirá extendiendo como una mancha de aceite la trama urbana. También pensamos si los edificios en altura terminarán por borrar de nuestras memorias el paisaje urbano que estamos acostumbrados a ver.

La cátedra del Taller de Diseño Arquitectónico de quinto año de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Rioja, que conduce la arquitecta Patricia Rodriguez Anido, y que integra el autor de esta nota, entre otros, hemos desarrollado recientemente un interesante ejercicio que nos puede dar una pauta de lo que podría suceder en ciudades con escala como La Rioja y SFVC.

En el taller se planteó tomar un sector de la ciudad de La Rioja comprendido entre la ex estación de ferrocarril y el arroyo Tajamar –en los terrenos que ocupaban las vías– en una extensión aproximada de un kilómetro aplicando la normativa actual para construir. Actualmente esta es una zona muy degradada.

Se le pidió a cada alumno que eligiera cinco terrenos, en base al plano catastral, y plantee para cada uno de los mismos un edificio con la máxima ocupación del suelo y la máxima altura, considerando el Código de Edificación actual.

Teniendo en cuenta que son 30 alumnos, y que cada uno haría la maqueta de cinco edificios para sus cinco terrenos, tendríamos un total de 150 edificios.

Una vez realizados los modelos, se colocó en el piso un plano catastral con el parcelamiento correspondiente y cada alumno ubicó las maquetas de los edificios en atura que el Código de Edificación le permite construir hoy en día.

La idea era ocupar los terrenos, que le había tocado al azar a cada uno, considerando la máxima ocupación del suelo y la máxima altura a la que se podía llegar.

El resultado fue un drástico cambio del paisaje urbano de ese sector de la ciudad. Los lectores de esta columna dirán que sólo es un ejercicio fuera de la realidad… Pero lo cierto es que, si en esta región del país se produciría un gran crecimiento económico, la ciudad cambiaría por completo producto de los negocios inmobiliarios que lógicamente vienen por detrás. De hecho ha sucedido en muchas ciudades de la pampa argentina, que debido al negocio de la soja y la poca confianza en el sistema bancario, llevó a los chacareros a invertir en “ladrillos”

Ahora bien, si esto sucediera en La Rioja o SFVC las consecuencias serían imprevisibles. Nuestras ciudades no tienen aun resuelta totalmente la normativa. Inclusive los planes urbanísticos son muchas veces cuestionados y a veces ignorados por los profesionales que construyen.

¿Qué pasaría si toda la ciudad se viera “invadida” por la saturación del uso del suelo? ¿Qué pasaría con el área central de nuestras ciudades, que a duras penas conservan todavía algo de la imagen que les da identidad y que sirve fundamentalmente para propiciar la actividad del turismo urbano?

La Rioja –una ciudad de mediana escala como SFVC– cuenta con una Escuela de Arquitectura, que permite mediante este ejercicio, como tantos otros –a lo largo de los próximos años– insertar arquitectos en el medio, que intervengan efectivamente en el pensamiento de las cruciales problemáticas urbanas. Por eso, es necesario elaborar un patrón de debate, reflexión, intercambio de ideas, apertura y fundamentalmente el desarrollo del espíritu crítico, tan necesario en nuestra profesión, y muchas veces ausente en los profesionales de ciudades pequeñas como las nuestras.

El Taller de quinto año de la Escuela de Arquitectura de La Rioja contribuye a visualizar la imagen de la ciudad posible en 50 años.

Va cambiando el paisaje urbano.

Va cambiando el paisaje urbano.

Sigue transformándose.

Sigue transformándose.

El resultado. La crítica. La reflexión.

El resultado. La crítica. La reflexión.

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE