::: MENÚ :::

Cuando la tierra se mueve

  • 15 Mar 2010
  • 3
  • Arquitectura, Ciudad, General
Los terremotos no pueden predecirse.

Los terremotos no pueden predecirse.

Pensamos que los terremotos tienen relación con los cambios atmosféricos que enfrenta la humanidad, producto de la tala indiscriminada de bosques y la contaminación del agua y el aire. Pero en realidad, los seísmos, como el del pasado 27 de febrero en Chile, se deben al desplazamiento de placas tectónicas que todavía siguen acomodándose en la Tierra.

Un temblor es un movimiento ondulatorio de la corteza terrestre. Cualquiera que sea la dirección real de la fuerza sísmica en cada caso, siempre será posible considerarla como formada por tres componentes: una vertical y dos horizontales, normales entre sí. La vertical tiene una dirección bien definida y es absorbida por el peso propio, pero las horizontales pueden tomar cualquiera de las infinitas direcciones que forman el plano horizontal. ¿Cuál será la dirección efectiva en el momento del sismo? Es algo que por ahora no puede predecirse; de allí que las prevenciones antisísmicas para proteger un edificio se desarrollen siempre en dos direcciones ortogonales, que se eligen coincidentes con las direcciones de la planta de una construcción.

Una vasta región de nuestro país ha sido declarada zona sísmica. Por tal motivo, se creó el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES), con el objeto de estudiar el fenómeno de los sismos y dictar normas. Este organismo ha puesto en vigencia las “Normas Antisísmicas Argentinas, NAA 80”, a partir de 1981.

Contrariamente a lo que muchos piensan, los edificios no se calculan antisísmicos, sino que se los proyecta antisísmicos. Si la obra sufre un colapso no será antisísmica, aunque el cálculo si lo sea, o lo pretenda demostrar.

Para la valoración cuantitativa de las fuerzas de un sismo, se toman en cuenta varios factores como: la zona de ubicación de la obra –de acuerdo a la zona en la que fue dividido el país por las NNA 80, mencionadas–, el destino del edificio, las características de sus estructura, la naturaleza de las cargas accidentales y la influencia del suelo y el período de oscilación de la construcción.

Puede resultar algo difícil de entender lo expresado en el párrafo anterior, pero lo cierto es que, de los factores enumerados, resultan unos coeficientes para el cálculo, que nos permiten formarnos una idea clara de cuál es la posición que ocupará el edificio en la escala de riesgo y seguridad.

La diferencia en los daños ocasionados en los terremotos de Haití y Chile, se debe a que, en el país caribeño, las construcciones eran muy precarias y sin tener en cuenta ninguna norma antisísmica, en cambio, en el país vecino, sucedió todo lo contrario.

También es cierto, que en Chile vimos edificios nuevos colapsados, pero como lo explicó muy bien la Ministra de Vivienda de Chile a los periodistas: “puede suceder que por más que esté correctamente diseñado un edificio y calculada su estructura para afrontar los sismos, su materialización constructiva haya sido mala” En otras palabras, que los constructores y quienes fiscalizan las obras de vivienda social hayan cometido actos de corrupción para abaratar su construcción.

Queda para otra entrega lo más importante: saber qué debemos hacer antes, durante y después de un terremoto. Pero confiamos que esta nota no la escribiremos, porque, hasta entonces, seguramente los organismos encargados de la defensa civil de nuestras ciudades habrán hecho una intensa y calificada campaña de prevención de terremotos.

3 Comentarios

  1. Arq. Ariel Gardella

    Buena la aclaración, los sismos NO se deben a la gran irresponsabilidad del Hombre hacia la naturaleza, lo escuche en muchos comentarios por la calle. Hago un aporte al tema, Chile se encuentra en el llamado cinturón de fuego (el mismo es una línea que va marcando el encuentro entre las distintas placas tectónicas alrededor del mundo). Al chocar estas placas se produce la fricción y genera energía. Cuando no puede liberarse al exterior, se acumula en el interior de la tierra originando una gran presión. Al moverse alguna placa, esta energía se libera y es ahí donde se produce el sismo, entonces podemos sacarque la intensidad va a depender siempre de la cantidad de energía acumulada. Por lo tanto el SISMO=LIBERACIÓN DE ENERGÍA. Un amplio tema y muy interesante de aprender!! Saludos espero hayan podido entender mi comentario.-

    Responder
  2. Maria

    Muy comentado es por estos días, que Mendoza, ciudad en la que resido no cuenta con un plan definido y práctico o fácil de concretar, respecto a si sucede un sismo de las características de Chile.
    Consultando con profesionales de la Ingeniería, piensan que la provincia no resistiría un terremoto de tal magnitud; las razones? las construcciones se realizan en base a una reglamentación de la década de los 80, y la corrupción de quienes tienen a su cargo el control de las habilitaciones al respecto…Estamos desapamparados? Ni siquiera la gente sabe a ciencia cierta, cómo se debe actuar…

    Responder
  3. Beatriz

    Lei tu nota, y coincido en que es necesario construir segun normas del Inpres y hacerlo con “conciencia profesional” y rigurosidad en el control de obra, etc.
    Pero queria hacerte un aporte: en realidad se construye segun normas Sismoresistentes (no antisismicas) y segun lei se calculan los edificios para que resistan el colapso en un sismo de hasta unos 7,5 grados… La intensidad del de Chile fue muy superior y eso aclara mas lo que paso, dicen que con esa magnitud de sismo no hay estructura que se mantenga en pie… Ademas en las zonas costeras, las casas que se destruyeron (la mayoria estructuras muy flexible, de madera) resistieron el sismo pero las aplasto el agua del tsunami y/o lo que esta trajo y le cayo encima (autos, maquinas, otras casas, etc.)
    Roguemos que en Argentina, o mas bien en todo el mundo esto no se repita porqur hasta donde se, por ejemplo en tucuman, pueden pasar cosas (que los constructores no previeron) como que por el efecto “baraja de naipes” un edificio no ressitente que este “pegado” en su medianera a otro sismoresistentes lo empuje y este a otro… Mejor no publico esto porque puede causar panico colectivo. Estas cosas las aprendi de ings. de San Juan que vinieron hace mucho a la FAU a dar cursos (Reboredo, Giuliano y creo que Tinto) habria que actualizarse y ver como hacen en JApon por ej. qeu estan muy avanzados en materia sismo…
    Saludos

    Responder

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE