::: MENÚ :::

La creatividad de la línea

La Casa Bloc construida en Barcelona en 1934. Un ejemplo del uso creativo de la línea en el MM.

La Casa Bloc construida en Barcelona en 1934. Un ejemplo del uso creativo de la línea en el MM.

Los alumnos del Taller de Diseño Arquitectónico V, de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Rioja, en medio de las actividades previstas para el diseño de un conjunto habitacional en una ciudad de mediana escala, generaron recientemente un interesante debate. Los jóvenes estudiantes ven extrañados que se sigan construyendo barrios en las ciudades, que se expanden como manchas de aceite. No comprenden cómo la gente es confinada a urbanizaciones –o lo que pretende ser llamado así– con innumerables problemas que, a la larga, impide su felicidad.

Los estudiantes no pueden entender que, desde una oficina, se imponga un prototipo de vivienda que se repite hasta el hartazgo, sin considerar la diversidad. O cómo es posible que no se decida concursar las ideas para cada solución que se pretende dar.

Muchas veces se les hace creer a los estudiantes de las Escuelas de Arquitectura de nuestro país, que la falta de creatividad en el diseño de los barrios de viviendas, promovidas por los organismos del Estado, es culpa de la herencia dejada por los postulados del Movimiento Moderno. Se les dice que éstos destruyeron la ciudad histórica y que, además, trajo consigo –con la edificación en línea– un resultado mediocre en lo formal.

El arquitecto catalán Carlos Martí Arís, en su libro “Las formas de la residencia en la ciudad moderna”, señala que “la forma lineal posee una larga tradición histórica, tanto en el mundo rural como en las concentraciones urbanas” Y detalla una serie de conceptos que nos llevan a pensar más detenidamente este tema.

En la ciudad antigua, las construcciones residenciales alejadas de la muralla, se disponían linealmente a lo largo de los caminos, adentrándose en el territorio. Algo parecido sucedía en la época medieval, cuando las viviendas se establecían estructuradas a partir de un eje lineal al que se agregaban otros de carácter secundario.

La forma lineal opera como un mecanismo liberador con respecto a los esquemas derivados de la planta central. Existe una analogía entre la forma lineal y ciertos arquetipos de la actividad humana ligados a la idea de recorrido y desplazamiento.

La forma lineal supone la ausencia de jerarquía y propicia la equivalencia de condiciones para todos los elementos que configuran una estructura. La implantación lineal tiende a simbolizar la fuerza dinámica y la aspiración igualitaria de la sociedad moderna.

Precisamente, por todo lo expuesto por el arquitecto catalán, es que se convierte en uno de los fundamentos de la arquitectura residencial del Movimiento Moderno.

Las propiedades de la forma lineal, sobre las que centra su atención la urbanística moderna, son sustancialmente las mismas que habían interesado a los arquitectos en el campo de acción de las viviendas: ausencia de jerarquía entre las partes, capacidad de crecimiento indefinido, equivalencia en condiciones para los diversos elementos, contacto inmediato entre espacio construido y espacio natural, etc.

Los estudiantes de arquitectura, al tomar contacto con interesantes tesis, como la del arquitecto Martí Arís, les permitirá, llegado el momento de ejercer el oficio en las oficinas del Estado encargadas de las soluciones habitacionales, poner en práctica su espíritu crítico. Seguramente, los futuros profesionales están expectantes para contribuir desde el lugar que les toque…

2 Comentarios

  1. marcelo cruz (chelo)

    me encanto el debate del viernes. por fin llegamos a discutir de tematicas tan reales y no a solo “dibujar casas, barrios, o lo que se le quiera parecer”, por que no solo fue el tema de la vivienda sino de nuestro compromiso profesional y moral a la hora de hacer ciudad. un abrazo arqui, nos vemos el viernes. CHELO.

    Responder
  2. lara

    Claro que si..
    Profe gracias por apostar a nuestra generación.
    En tiempos como los de ahora mucha buena predisposición y nada de celos es lo que nos hace falta para ceer y crear un futuro diferente, un futuro en donde logremos pensar en el bien de todos y aprendamos a convivir como unidad, que es lo que somos.

    Responder

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE