::: MENÚ :::

Cultura y ciudad

La casa Navarro y el Cine Teatro Catamarca podrían generar un polo cultural-turístico de gran importancia para SFVC.

La casa Navarro y el Cine Teatro Catamarca podrían generar un polo cultural-turístico de gran importancia para SFVC.

Algunos vecinos de SFVC manifiestan su desilusión de que no se haya aprovechado la oportunidad –en estos días en los que comenzamos a recordar el Bicentenario de la Patria– para reinaugurar el Cine Teatro Catamarca. Este edificio constituye una joya de la arquitectura moderna dentro de la trama del área central de la ciudad.

También viene a la memoria la iniciativa, que tuvo en su momento, la Asociación de Amigos del Arte de Catamarca (ARCa) para adaptar la Casa Navarro, ubicada al frente de la plaza principal, como sede de un magnífico museo de arte contemporáneo.

En el libro La transformación de la ciudad, el crítico y periodista de arquitectura Kenneth Powel considera que, situar edificios artísticos importantes en barrios degradados, es un sistema probado para atraer inversiones turísticas. Y cita los ejemplos de Bilbao, Barcelona y Groningen –que ciertamente representan otra escala con respecto a nuestra realidad, pero que pueden servir para adaptar el modelo a nuestra ciudad–.

La inversión cultural constituye una ruta de éxito asegurado en la regeneración urbana. El valor del arte se confirmó en los años noventa con el enorme éxito del museo Guggenheim, en Bilbao, que en su primer año de apertura atrajo a 1.350.000 visitantes.

Considerada anteriormente como una ciudad industrial poco atractiva, Bilbao se convirtió en un destino turístico y el museo generó ingresos millonarios para la ciudad. En un año, los vecinos recuperaron el coste de la construcción (pagado por el gobierno de la ciudad, el regional y el provincial) y, puesto que el contenido del museo es un préstamo de la fundación del mismo nombre, los ingresos son ganancias netas para Bilbao.

El renacimiento cultural de Bilbao es espectacular, pero sin embargo palidece al lado del de Barcelona, donde el Museo de Arte Contemporáneo en el que fue el mísero barrio del Raval, es una de las inversiones importantes en arte que han dado brillo a una ciudad cultural y muy cosmopolita.

La ciudad holandesa de Groningen empezó a construir un nuevo museo con un espíritu ante todo desafiante y antielitista, con lo que animó realmente a la gente de a pié a ir allí para distraerse más que para instruirse. El nuevo museo se convirtió no en un monumento, sino en un pedazo del tejido de la ciudad, con elementos sorprendentemente disímiles.

Cultura alternativa

“Cultura” tampoco significa únicamente lo que tradicionalmente se conocía como “bellas artes”. Kenneth Powel sostiene que la cultura alternativa de los clubes y bares nocturnos proporciona un sistema más subversivo pero igualmente efectivo para renovar las ciudades.

Recordemos la calle Arístides, en la ciudad de Mendoza –mencionada en este espacio en otra oportunidad– ejemplo de la fusión de esparcimiento y arte, que permite generar, durante todo el año, ingresos genuinos para los vecinos, de parte de los turistas que la visitan continuamente.

La revolución cultural urbana ha cambiado el modo en que se define la cultura misma. Kenneth Powel, dice: “La cualidad más fundamental del éxito de la ciudad del siglo XXI es su diversidad de formas, actividades y gente. El arte nunca ha encajado en estrechas definiciones de planificación, pero continuará desempeñando un papel clave en dar forma a las ciudades habitables del futuro”

3 Comentarios

  1. Emilce

    Cuando entenderán que la cultura también beneficia a la economía catamarqueña. Muy buena nota. Muy bien fundamentada.

    Responder

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE