::: MENÚ :::

La Escuela de Chicago

Detalle de un edificio de William Le Baron Jenney, construido en Chicago en 1879.

Detalle de un edificio de William Le Baron Jenney, construido en Chicago en 1879.

Los edificios en altura que existen hoy en día en nuestras ciudades tienen su origen en los fundamentos teóricos y prácticos desarrollados en la ciudad de Chicago, en Estados Unidos, a partir del siglo XIX.

Mientras en Europa se debatía la necesidad de hacer “vivible” la ciudad –luego del desastre que ocasionó la revolución industrial–, en Estados Unidos se planteaba cómo debían construirse los edificios. La extensión de tierra en América, no era un problema para el crecimiento de sus urbes por aquel tiempo.

En Chicago se construyeron los primeros edificios de hasta cuatro plantas, como consecuencia del uso especulativo de la tierra, en el centro de la trama urbana. Pero el pavoroso incendio de 1871 –que destruyó completamente la ciudad– llevó a los ingenieros y arquitectos de la época, a replantear el uso de materiales como el hierro fundido y el ladrillo, vulnerables a las llamas.

Renato de Fusco en “Historia de la Arquitectura Contemporánea” dice: “la segunda mitad del siglo XIX en Europa, fue la gran época de la urbanística. Para encontrar edificios, en el sentido más amplio que damos a esa expresión, es necesario trasladarse a los Estados Unidos y observar el inicio de los años ’80. Nos referimos a las construcciones de la Escuela de Chicago”

La reparación de la “ciudad del viento” se confió a un grupo de técnicos que provenía del ejército. Entre 1880 y 1900 nace el “Loop” o centro de negocios, caracterizado por grandes oficinas, residencias, almacenes, locales públicos, etc., a veces reunidos en un solo edificio.

El alto precio de los terrenos, en los que se levantaban estas edificaciones, fue la causa que llevó al nacimiento de los rascacielos, realizados en su primera época como “torres de piedra”. Pero las paredes de las plantas ocupaban mucho espacio, ya que a medida que se los hacía más altos, sus muros debían ser más anchos para trasladar las cargas a los cimientos.

Es así, que surgió la idea de construir “esqueletos metálicos” que, como señala De Fusco: “posibilitará la mínima ocupación en planta de la estructura, la máxima utilización de los espacios interiores, su polifuncionalidad, la mayor luminosidad y abertura y, sobre todo, el mejor aprovechamiento del suelo edificable, con la estructura de múltiples pisos”

La Escuela de Chicago tuvo como iniciadores al ingeniero-arquitecto William Le Baron Jenney (1832-1907) en el momento “técnico” y al arquitecto Henry Hobson Richardson (1838-1886) en el momento “cultural”.

Jenney, desarrolló un sistema para la construcción de edificios, que consistía en una trama de acero a prueba de incendios (considerando que estaba todavía muy presente en sus retinas el fuego que convirtió en cenizas a Chicago). Sus edificios eran esqueletos, que confiaban todo el programa arquitectónico a la solución estructural.

Richardson, en cambio, afrontó el problema de los edificios en altura con notables implicaciones estilísticas, claramente inspiradas en el románico. Como observa el arquitecto y crítico de arte italiano Bruno Zevi: “Richardson no ve en el románico un estilo comparable a los demás estilos importados, sino un austero método compositivo que tenía en cuenta realidades constructivas fundamentales, reduciendo la decoración a lo esencial”

Con la construcción del Auditorium de Chicago (1887-89) entró en escena el arquitecto Louis Sullivan. Un edificio cuya contribución a la cultura de la ciudad –según el arquitecto y escritor inglés Kenneth Frampton– habría de ser tan tecnológica como conceptual.

Sullivan, en el contexto de la “Escuela de Chicago”, y con su preocupación en la eliminación total del ornamento de sus edificios –al considerar que aquel es “mentalmente un lujo y no una necesidad” para éstos–, dio comienzo a una corriente que será la base del Movimiento Moderno en América.

2 Comentarios

  1. Luis Alberto Carrera

    maravillosa epoca de la arquitectura, era la muestra del gran capitalismo en expasion, me apasionaba estudiar esa epoca, como olvidame de Adler y Sullivam, creo que Wright se inicio ahi, el Baron Jenney , lo que no recuerdo bien era el titulo de libro que consultaba, puede ser el Espacio, tiempo y Arquitectura de Gedion (clasico). Pero despues aparecio Miess y se vino abajo todo, aparecieron los edificios de cristal. Lindo recuerdo.
    Luis Alberto Carrera

    Responder

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE