::: MENÚ :::

El edificio Marsella

  • 18 Oct 2010
  • 0
  • Arquitectura, Ciudad, General
Vista del edificio Marsella de Le Corbusier.

Vista del edificio Marsella de Le Corbusier.

Una vez concluida la Segunda Guerra Mudial, Le Corbusier regresó a París y le encargaron dos proyectos: el nuevo plan para la reconstrucción del centro de la ciudad de Saint-Die, en las montañas de los Vosgos franceses; y un gran edificio de departamentos en Marsella para las familias cuyas casas fueron bombardeadas en los ataques.

El primer proyecto fue abortado por los políticos de la ciudad de origen y del que vamos a hablar en otra oportunidad, para refutar a los que consideran que la obra urbanística de Le Corbusier sólo consideraba las dos dimensiones en el plano.

El edificio de departamentos de Marsella –llamado “la Unité d’habitation”– finalmente se construyó, bajo la protección del ministro francés para la Reconstrucción. Cierta arcaica sociedad para la conservación de las bellezas de Francia quiso parar la obra.

El Block Marsella (1947-52) es el fruto de los primeros estudios de Le Corbusier sobre la vivienda a principios del siglo XX, que se concretan luego de la Gran Guerra. Sus 337 departamentos en forma de dúplex se distribuyen en doce plantas.

El bloque de Marsella –desarrollado con los arquitectos Shadrac Woods y George Candilis– es un prisma rectangular de 130 metros de longitud y 56 metros de altura, elevado del suelo mediante grandes “pilotis” de hormigón armado.

Se construyó en hormigón armado a la vista, pues en la escasez de la posguerra, el diseño con una estructura metálica, previsto inicialmente, resultó ser demasiado costoso.

El conjunto también incorpora tiendas, equipamientos deportivos, educativos y sanitarios, y un hotel. El volumen se remata con una cubierta plana transitable concebida como una terraza comunitaria, adornada con chimeneas de ventilación que adoptan formas escultóricas, y que alberga una pista de atletismo y una piscina de poca profundidad.

Peter Blake, en Maestros de la Arquitectura, describe la cubierta accesible del edificio con gran objetividad: “la grandeza de esta terraza jardín del edificio marsellés tiene poco que ver con influencias advertibles. Todo el conjunto es una obra de escultura original de creación propia. La casa de Marsella está ubicada en un suburbio bastante poco atractivo; pero la terraza-jardín, rodeada por un alto parapeto, parece una piazza soñada, flotando en el espacio, suspendida en algún lugar entre las siluetas de los Alpes Marítimos y las distantes vistas del Mediterráneo”

El eje longitudinal de cada tercer piso del edificio, está atravesado por pasillos, permitiendo el acceso a los dúplex, que se extienden de una fachada a la otra en el piso superior e inferior, y que finalizan en un balcón.

Como dice Renato de Fusco en Historia de la Arquitectura Contemporánea: “no puede negarse que este edificio de Marsella es emblemático de toda la obra de Le Corbusier y, con ella, de casi toda la problemática del Movimiento Moderno”

Cuentan que el día de la inauguración estaba presente Walter Gropius –fundador de la famosa Escuela de Diseño Bauhaus en Alemania– y, reconociendo que Le Corbusier había creado un vocabulario arquitectónico completamente nuevo, dijo: “Todo arquitecto que no encuentre bello este edificio, es preferible que deje su lápiz…”

Vista del interior a doble altura de uno de los departamentos.

Vista del interior a doble altura de uno de los departamentos.

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE