::: MENÚ :::

Tango

  • 06 Oct 2008
  • 0
  • Ciudad, Turismo
La monumentalidad de las fachadas en la Diagonal Norte. El eje "Obelisco-Plaza de Mayo"... muy Paris.

La monumentalidad de las fachadas en la Diagonal Norte. El eje "Obelisco-Plaza de Mayo"... muy Paris.

Cuando nombramos esta palabra, se nos viene a la cabeza inmediatamente la ciudad de Buenos Aires. Y es que esa ciudad (cuyo territorio es de cada uno de los argentinos, ya que es la capital de nuestro país) es sinónimo de tango…

Al escuchar esta canción, perfectamente podemos imaginarnos en nuestras cabezas un video clip, con el sólo hecho de sentarse a mirar a la gente que circula por sus calles y avenidas.

Buenos Aires no tiene nada que envidiarle a cualquier ciudad del mundo. Cosmopolita ella, es la referente en materia cultural entre las ciudades latinoamericanas. No en vano está colmada continuamente de turistas brasileros o colombianos.

Al país ingresan al año aproximadamente 4.000.000 de turistas extranjeros, según datos de la Secretaría de Turismo de la Nación. Suponemos que casi todos, pasan por Buenos Aires. Al contar con un sistema de vuelos en el que todos los aviones salen y llegan a esa ciudad, es casi inevitable. Algo injusto para nosotros, por cierto…

Prohibido aburrirse

Cuando los “provincianos” visitamos esta gran ciudad, nos encontramos con una gran oferta en actividades, que muchas veces no tenemos la posibilidad de llevar a cabo en nuestros lugares.
Como por ejemplo tomar clases para “aprender a mirar un cuadro” o para aprender a bailar un tango. Hacer un tour por los barrios porteños subidos a una bicicleta alquilada.

Recorrer su interesante oferta gastronómica en variedad y precios. Visitar los museos para admirar exposiciones permanentes y temporarias que nos invitan a disfrutar del arte en sus más variadas expresiones.

Con suerte, podemos apreciar a la avenida 9 de Julio sin automóviles en pleno sábado a la tarde, preparada para una maratón o un torneo ciclístico. Algo que suponemos que en esa ciudad es imposible y que sólo se puede hacer en urbanizaciones como las nuestras, en las que estamos más en contacto con la naturaleza.

Pero podemos caminar por la reserva ecológica y sentir la emoción de los porteños de “preservar” al menos un poquito de naturaleza ¡Y con qué emoción lo cuentan! Los miramos… y decimos: “Ah…” Ahí podemos entender porqué disfrutan de caminar por nuestros arroyos secos, a minutos de la plaza principal.

Y ni que hablar de la variedad de espectáculos teatrales que podemos elegir entre el circuito oficial, comercial y el “under” Con tanto esmero y dedicación preparan los actores sus obras, que da gusto darse un tiempo para ir a ver por lo menos dos en una noche.

Buenos Aires es así, una ciudad que inspiró a muchos, una ciudad en la que invade también la soledad a la gente, a pesar que suponemos que tienen todo lo que se les ocurra para hacer y no aburrirse… y hasta gratis.

Una ciudad en la que puede verse a una señora mayor –casi octogenaria– chateando en su computadora portátil, aprovechando el servicio wi-fi que le brinda un bar instalado dentro de un local perteneciente a una cadena internacional de comidas rápidas.

Alianzas estratégicas

Considerando la importancia de esta ciudad en materia turística, quizás el Estado municipal debería tomar contacto con sus autoridades y trabajar de la mano en muchos temas que nos ayudarían con nuestro turismo urbano. En la gran ciudad vienen trabajando desde hace mucho tiempo con cierta coherencia en el tema de la preservación del patrimonio arquitectónico, por ejemplo. También tienen mucho interés en mejorar cada día los espacios públicos abiertos. A propósito, el actual Jefe de Gobierno, siempre habla por los medios de su preocupación por la “calidad del espacio público”
No debemos olvidar que en octubre de 2000 visitó la ciudad de SFVC –a iniciativa de A vos Ciudad– el por aquel entonces Secretario de Planeamiento de la ciudad de Buenos Aires, arquitecto Enrique García Espil, quien en una conferencia magistral en un hotel céntrico de nuestra ciudad y con la presencia de los tres intendentes del Valle Central contó cómo elaboraron un Plan Urbano Ambiental para su ciudad.

En aquella oportunidad los intendentes de SFVC (Brizuela del Moral) de Valle Viejo (Lobo) y de Fray Mamerto Esquiú (Vera) coincidieron en la necesidad de llevar adelante una agenda sobre temas urbanos cruciales, escuchando precisamente, las experiencias transmitidas in-situ por el funcionario porteño.

Recordemos que este hecho dio origen al impulso final para elaborar el Plan Urbano Ambiental de SFVC o las Bases del Plan como lo quieran llamar.

La avenida 9 de Julio cortada un sábado a la tarde al tránsito automotor para permitir una competencia ciclística.

La avenida 9 de Julio cortada un sábado a la tarde al tránsito automotor para permitir una competencia ciclística.

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE