::: MENÚ :::

Nunca más

  • 28 Mar 2011
  • 0
  • General
Una vista desde el interior hacia el cielo del proyecto ganador, en el que participó el arquitecto catamarqueño Diego Marchetti.

Una vista desde el interior hacia el cielo del proyecto ganador, en el que participó el arquitecto catamarqueño Diego Marchetti.

El 24 de marzo pasado celebramos en nuestro país el Día de la Memoria, fecha establecida en el calendario de feriados nacionales para recordar siempre lo que nunca más debe suceder en nuestro país: el horror y la muerte entre hermanos.

En noviembre del año pasado, en la sede del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Córdoba, se llevó a cabo el acto público de lectura del fallo del jurado y apertura de sobres del Concurso Nacional de Ideas para un Memorial de los Derechos Humanos en Córdoba, que se ubicará en La Perla.

Con la presencia de altas autoridades se otorgó el primer premio al equipo integrado por los arquitectos María Carla Bruno y Diego Marchetti. En una entrevista que le hicimos en el programa de radio A vos Ciudad, el colega nos contó que su propuesta “es una reflexión comunitaria del pasado, con una mirada puesta hacia el futuro”.

La idea

La memoria descriptiva del trabajo ganador dice que: “la reparación, reconciliación y reivindicación de los derechos humanos, son necesarios para comprender el respeto a la vida. Crean una relación integrada entre la persona y la sociedad, permitiendo a los individuos ser personas, identificándose entre ellos y con los otros”.

“Las violaciones a lo derechos humanos que marcaron los acontecimientos en la ultima dictadura militar argentina, se encuentran latentes aún hoy en nuestra memoria. Esta porción de historia está signada por el sufrimiento de las víctimas del terrorismo de estado. Son aquellos sucesos sociales, que han provocado aversiones significativas en la conformación de los sentidos e identidades colectivas”.

“Estos tipos de proyectos, tienen la obligación de permitirle a la sociedad el ejercicio de la reflexión, generando el debate, la discusión, y en esta acción, mantener viva la memoria. Se presentan recursos que tienen por objeto una mirada histórica al momento de la dictadura militar promoviendo la introspección y un espacio para la meditación. Un gesto arquitectónico que permite aflorar los sentimientos; una contemplación distinta sobre los derechos humanos”.

El proyecto

El conjunto propone, mediante un gesto, dejar en claro la necesidad de un verdadero “nunca más” y un símbolo de negación a los hechos sucedidos en este período oscuro de nuestra historia. Buscar, desenterrar, sacar a la luz son algunos de los motores que impulsaron a los jóvenes arquitectos a generar un partido arquitectónico que surge de la tierra (donde la historia se hace presente) pero a la vez, la penetra.

Los profesionales generan, desde el punto de vista morfológico, dos puntales emergentes, los cuales manifiestan una ilusión de movimiento constante, mediante la ubicación y las perspectivas que se producen desde la ruta 20. Cuando se posicionan frontalmente, se materializa el símbolo de negación que hace referencia al “Nunca Más”. Llegando al memorial, se reconoce una secuencia de espacios subterráneos, que proporciona al visitante un recorrido vivencial, promoviendo una atmósfera apta para la meditación y la reflexión.

El Jurado, en su devolución, valoró la simplicidad y contundencia expresiva de la propuesta. Considera que se incorpora de manera interesante el movimiento vehicular desde la autopista y peatonal, que permite sucesivas lecturas hasta llegar a configurar el símbolo del “nunca más”. El jurado pondera como adecuada la escala del conjunto propuesto y celebra la síntesis del medio utilizado y el valor expresivo alcanzado.

Felicitamos desde esta columna a los jóvenes arquitectos y muy especialmente al catamarqueño Diego Marchetti –quien pronto se radicará en México– por el premio obtenido y les auguramos un futuro lleno de éxitos.

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE