::: MENÚ :::

Potenciar el área central

Dibujo de Gazzoli

Dibujo de Gazzoli

A fines de la década del setenta del siglo pasado, el Arquitecto Eduardo Jorge Sarrailh delineó las Bases de Instrumentación del Ordenamiento Urbano del Gran Catamarca, trabajo éste continuado luego por el arquitecto Rubén Gazzoli. En este extenso e importante informe se establece que “La configuración volumétrica, ha sido concebida para que la ciudad de Catamarca en su parte central mantenga la distancia, la imagen actual que es la que dominó el paisaje del Valle desde fines del siglo pasado. Para ello se propone una estructura de alturas escalonadas, en el casco entre avenidas, que permite: densificar el área para aprovechar al máximo la infraestructura y el equipamiento existente y mantener la citada imagen. Ello solo es posible en una ciudad como Catamarca que tiene una pendiente oeste-este del orden de aproximadamente el 3,3% y suaves pendientes de este eje hacia el norte y el sur”

Posteriormente, a principios de este siglo, uno de los ejes del Plan Urbano Ambiental (o las Bases del Plan Urbano Ambiental) establece que: “El Municipio debe asumir un rol pro-activo en relación a la actividad privada para incentivar las iniciativas turísticas y, por otro lado reconocer la importancia que tiene a los fines de la atracción turística, la preservación y la puesta en valor del patrimonio cultural existente que sustenta la identidad de la ciudad, como así también la protección y puesta en valor del patrimonio natural y su calidad ambiental y paisajística”

En los dos casos nos están hablando de las cualidades distintivas a considerar especialmente en el área central de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. El área que dentro de la ciudad contiene los lugares de valor tradicional, ambiental e histórico. El área que representa una imagen característica, por su conformación y tipología edilicia y que es necesario respetar.

Dibujo de Gazzoli. Vista aérea

Dibujo de Gazzoli. Vista aérea

 

Las autoridades que han pasado (desde que Sarraihl y Gazzoli comenzaron con sus estudios de la ciudad) no han entendido la importancia de potenciar para la actividad turística el área central de la ciudad. Cada día que pasa vemos que el automóvil se adueña más de las calles de este sector de la ciudad con el silencio cómplice y cómodo de muchos funcionarios. Priman el caos y la falta de criterio. Nuestras calles no son amables con los turistas.

Este sector de la ciudad podría estar preparado para ellos. Podría contar en sus corazones de manzana con patios internos llenos de vida cultural, administrativa y comercial. Deberíamos contar con un área central a escala del hombre que la camina todos los días.

Dejar un comentario

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE