::: MENÚ :::

Categoría / Cultura

Una joya de la arquitectura moderna en SFVC

Vista del patio interno al ingresar al conjunto.

Vista del patio interno al ingresar al conjunto.

Aún quedan diseminados en la trama urbana de SFVC edificios neoclásicos, eclécticos o coloniales, que son dignos de preservar para tener presente nuestro pasado y considerar así nuestra identidad. Pero muchas veces, el vecino desconoce que los edificios modernos existentes, también deben ser preservados.

Como es el caso del ex Centro Sanitario, ubicado en la manzana del área central, comprendida entre las calles Chacabuco, Ayacucho, Mota Botello y Caseros, obra del arquitecto argentino Mario Roberto Álvarez. Funcionan allí, en la actualidad, oficinas públicas del Ministerio de Salud de la Provincia.

El Movimiento Moderno surge a principios del siglo XX luego de los grandes cambios que experimentó la humanidad por aquel entonces. Las ideas de vanguardia y la aparición de nuevos materiales –hormigón armado, acero y vidrio– fueron el caldo de cultivo para que sus ideales se desparramaran por el mundo.

En el Movimiento Moderno (a pesar de lo que piensan muchos) el concepto que primaba no era el de la destrucción de las ciudades, sino que la gente pudiera vivir y trabajar en edificios dignos, en aquellas calles de las viejas ciudades europeas en las que ni siquiera entraba la luz natural. Es erróneo pensar que la arquitectura moderna solo viene a destruir lo viejo. Pero este es un debate que lleva su tiempo y que lo encararemos en otra oportunidad.

Volviendo al ex Centro Sanitario, es oportuno señalar, que el de nuestra ciudad, formó parte de una serie de edificios que se construyeron en otras urbes del país, como Tucumán, Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Corrientes, entre los años 1948 a 1950, durante el primer gobierno del presidente Perón.

Estos edificios generalmente constituían un conjunto que se ubicaba en una manzana de la ciudad. En el caso de Catamarca, se construyeron 8.900 metros cuadrados en una manzana de 9.600 metros cuadrados.

Planta del conjunto.

Planta del conjunto.

El programa arquitectónico de estos conjuntos, constaban de una serie de locales que incluían, entre otros: auditorio, administración, consultorios, farmacia, jardín de infantes, fisioterapia, rayos, laboratorio, comedor, biblioteca, etc.

En un artículo titulado “El aporte de los arquitectos modernos”, de una publicación del año 1989, señala lo siguiente:

“Mario Roberto Alvares a través de los Centros Sanitarios para el noroeste argentino por él proyectados, demostraría en la segunda mitad de la década del 40, la posibilidad real de coexistencia entre las directivas oficiales en materia de “estilo” y las condicionantes funcionales y tecnológicas del tema de tan fuerte especificidad como las de la arquitectura para la salud. Aquellas obras, de impecable diseño e inobjetable funcionamiento constituyen, hasta hoy, una de las mejores respuestas ante la caprichosa hipersensibilidad de muchos puristas de la época, que fueron incapaces de efectuar un mínimo esfuerzo por lograr un balance entre el plano de la teoría y las inexcusables exigencias de la realidad”

Transcribimos este párrafo para que el lector se remonte a esta época. La arquitectura que se hacía tomando en cuenta los parámetros del Movimiento Moderno, era muy resistida por los arquitectos que enseñaban en las escuelas de arquitectura por aquel entonces.

Al leer lo que expresó en una oportunidad el arquitecto Álvarez con respecto a cómo ve él la arquitectura o lo que pretende hacer, nos da una idea de la coherencia que puso en práctica en nuestro ex Centro de Salud en SFVC:

“No creo que haya una arquitectura argentina. Nuestra arquitectura tendría que ser contemporánea. Desde ya que funcione bien, sea económica, sobria y simple, que no trate de llamar la atención y que dure.
“Yo siempre he dicho que como arquitecto soy barato y como dibujante soy caro. Esto es: no soy dibujante del señor que viene, con todas las ínfulas, pidiéndome arquitectura del pasado. Lo rechazo. De hecho, he perdido muchísimas obras para no contradecirme”

El arquitecto Álvarez, proyectó y construyó el edificio SOMISA (el primero del mundo hecho con chapa); el Teatro Municipal General San Martín y el edificio IBM (éstos tres en la ciudad de Buenos Aires) constituyendo obras donde la arquitectura y la estructura van hilvanadas. También mencionamos el Túnel subfluvial Paraná-Santa Fe.

Mario Roberto Álvarez interpreta la manzana de SFVC en la que proyecta y construye el ex Centro de Salud, ya que entiende “la ciudad de Caravati” Se destaca en su intervención el patio interno ubicado en el centro del conjunto, al que se llega ingresando por la plaza seca sobre calle Chacabuco y luego de traspasar un muro curvo. Este espacio es una referencia al patio del Pabellón Alemán en la Exposición Universal en Barcelona de 1929, de su maestro: Mies van der Rohe.

Vista de la fachada del conjunto que da a calle Caseros.

Vista de la fachada del conjunto que da a calle Caseros.

En SFVC, por suerte, contamos con un excelente ejemplo de arquitectura moderna. Obra de un grande, como es Mario Roberto Álvarez. Si pasaste por esta manzana y no le diste importancia a lo que está allí construido, ahora al hacerlo, valorarás en su real dimensión lo que significa este edificio y comprenderás que, a veces, las “obras varias” que se encaran en conjuntos de esta naturaleza, pueden llegar a dañar irremediablemente el patrimonio de SFVC.

Interior del acceso por calle Caseros.

Interior del acceso por calle Caseros.

  • Ene 30 / 2009
  • 12
  • Ciudad, Cultura, General

¿Cuál es el rol del concejal?

La escuela de Atenas, una de las pinturas más famosas del artista Rafael Sanzio. En ella se muestra a Platón con el dedo señalando al cielo, en la que hace referencia a la Teoría de las Ideas, y a Aristóteles, en el que señala con su dedo a la tierra, como muestra de su idea opuesta con la de Platón.

La escuela de Atenas, una de las pinturas más famosas del artista Rafael Sanzio. En ella se muestra a Platón con el dedo señalando al cielo, en la que hace referencia a la Teoría de las Ideas, y a Aristóteles, en el que señala con su dedo a la tierra, como muestra de su idea opuesta con la de Platón.

En una sociedad participativa es normal pensar que uno de los honores más grandes que puede tener un vecino es llegar a ser elegido concejal de su ciudad. Quizás todos tendríamos que servir en nuestras ciudades haciendo alguna tarea que promueva la participación y la construcción de ciudadanía.

Uno de los derechos y obligaciones que tenemos en nuestras ciudades es la de participar en las decisiones que nos involucran a todos en la cosa pública. Los vecinos no podemos, por una cuestión de organización, juntarnos todos y someter a una votación directa cada semana los asuntos de la ciudad. Por eso delegamos, a través de nuestro voto, la noble tarea de legislar en las ciudades.

En los tiempos en los que vivimos estaría bueno, desde los foros organizados a tal fin, reflexionar un poco sobre cuál es el verdadero rol del concejal en la gestión local contemporánea.

Cuando escuchamos la tarea que llevan a cabo los concejales cada día en nuestras ciudades, es obvio suponer que la gente se pregunte ¿para qué están? Tal vez los concejales no se valoran en su real dimensión…

Algunos especialistas en estos temas señalaron en varias oportunidades que los concejales tienen una baja estima entre ellos y que por ello se desvalorizan con sus acciones. Muchas veces no saben cómo encarar una gestión determinada y sienten angustia de ver que la gente no valora lo que hacen.

Su función no es solamente poner nombres a las calles o ayudar a los vecinos a conseguir una ayuda social. Es bueno aclarar que esto último no está mal, pero lo correcto es suponer que los concejales están para actividades que tienen una gran relevancia en la vida democrática de las ciudades.

Según la opinión de muchos vecinos, los concejales están para grandes obras. Una de ellas y tal vez la más trascendental es la de construir ciudadanía.

Como decía en una oportunidad el ex concejal por la ciudad de Catamarca Luís Andraca: “la gente no sabe muy bien que hace un concejal y su función indelegable es la de construir ciudadanía” Agregando enseguida que: “la construcción de ciudadanía pasa por la labor legislativa, por el contralor de las estructuras legislativas, por la discusión de los temas públicos”

Entonces volvemos a preguntarnos ¿cuál es el rol legislativo del concejal? ¿Cuál es el papel del concejal en la democracia moderna? Seguramente tiene que ver con el surgimiento de mecanismos participativos y la tensión que generan sobre la legitimidad de las instituciones representativas.

El Concejo Deliberante de cualquier ciudad tiene que hacer un control de la gestión, mirar qué hace el ejecutivo municipal, tener un indicador para medir la calidad de gestión del intendente. Tiene un papel fundamental a cumplir con la educación del ciudadano y un gran trabajo con la prensa en este campo.
No sólo es presentar la mayor cantidad posible de proyectos para competir en un ranking, sino que deben mejorar la calidad del Concejo Deliberante.

Los concejales deben construir ciudadanía promoviendo la participación ciudadana. La gente necesita recuperar la confianza en ellos, necesitan ver continuidad en sus actos. ¿Vamos por el mismo camino los ciudadanos y los políticos? Cuestionarse todo esto nos puede llevar a revalorizar la política.

Escuela de Concejales

Una actividad fundamental que podría implementarse en la provincia es la creación de una Escuela de Concejales. Esta sería sumamente útil para comenzar a pensar con una mentalidad superadora el papel del concejal en la democracia moderna. Una escuela creada a tal fin por ellos mismos.

Una escuela que les permita formarse e informarse para llevar a cabo una mejor gestión, creando un círculo virtuoso con los vecinos en la construcción de ciudadanía, tan importante para la vida democrática de las ciudades.

Los concejales pueden legislar y controlar los gobiernos en nuevos campos como el cuidado del medio ambiente, la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos, la promoción económica, la defensa del consumidor, el acceso a la justicia y ayudar a la resolución de conflictos locales, la promoción social, etc.

Un aspecto fundamental a tener en cuenta es que se involucren en los temas de la deficiente o inexistente planificación urbana. Deben propender a exigir al ejecutivo municipal de cada ciudad a cumplir con un plan urbano ambiental y a hacer un seguimiento implacable del mismo.

Otro punto a tener en cuenta por parte de los concejales, sería transmitir en su totalidad las sesiones deliberativas ya sea por radio, televisión o usando la poderosísima herramienta de Internet. Esto hablaría bien de ellos y ayudaría mucho en todo este proceso participativo del que hablamos.

En la Grecia Antigua el dolor más terrible que le podía suceder a un ciudadano era el de ser desterrado, perder su ciudadanía, no poder participar de las discusiones en el ágora. Qué lejos estamos de participar de los temas de la cosa pública. Quizás aquí está la cuestión, por ello tenemos estos representantes en nuestras ciudades. Debemos ayudarles, cambiando nuestra actitud como ciudadanos. Si nos involucramos en las decisiones, en un tiempo no muy lejano, tendremos otras ciudades… otro país.

  • Nov 17 / 2008
  • 0
  • Ciudad, Cultura, Turismo

Famayfil

La quietud de la ciudad, una fortaleza turística de Belén.

La quietud de la ciudad, una fortaleza turística de Belén.

“El nombre primitivo de Belén, fue Famayfil, nombre proveniente del cacán de los antiguos lules, que significa “de los cerros de atrás o detrás de los cerros” Belén es fundada el 20 de diciembre de 1681 por el presbítero Bartolomé de Olmos y Aguilera. Contrariando disposiciones expresas tres años antes, funda la Villa Nuestra Señora de Belén, nombre que le dio en recuerdo de la Virgen del santuario Ntra. Sra. de Belén de España, de donde eran oriundos sus antepasados”

Con esta reflexión comenzamos el taller de concientización turística Buenos Anfitriones de Belén. Este emprendimiento se realiza entre la Cámara de Turismo, la Municipalidad de Belén, el Concejo Deliberante de esta ciudad y A vos Ciudad.

Los alumnos del tercer ciclo del sistema EGB y los vecinos que están vinculados a actividades que tienen que ver directa o indirectamente con el turismo, participan activamente en esta experiencia piloto que continuará en los próximos años con el trabajo a desarrollar por la Dirección de Turismo de Belén.

Tienen por delante una ardua tarea. Consiste en hacerles ver a los belichos que el futuro de su desarrollo como personas, pasa por el turismo. Esto no tiene que ver sólo con el desarrollo económico, sino también con la posibilidad de tener un proyecto de vida que puedan continuar sus hijos y que permita recuperar la autoestima en una región de nuestra provincia abandonada por los dirigentes.

Al participar del taller, comprenden que el futuro de ellos pasa por tener una actitud emprendedora. Que no se “salvarán” ingresando a la planta permanente de un municipio. Es así como pueden ver los atractivos naturales con los que cuentan para que los turistas puedan participar de una “experiencia vivencial”. Es que de eso se trata, que comprendan que los turistas quieren ver y hacer lo mismo que ellos ven y hacen en su ciudad.

Por otro lado, pueden conocer los innumerables proyectos que están listos para ser construidos y que esperan financiamiento nacional, provincial, municipal o privado y así tener un discurso común entre todos los vecinos.

Luis Franco

Placa recordando a Luis Franco, en la Biblioteca Popular Obispo Esquiú.

Placa recordando a Luis Franco, en la Biblioteca Popular Obispo Esquiú.

El sábado pasado en el programa de radio A vos Ciudad, se hizo una transmisión en dúplex entre Radio Unión y Radio Norte Belén. El motivo fue homenajear el 110 aniversario del nacimiento del escritor Luis Franco. Durante una hora –tiempo que resultó muy corto– se trató de realizar una sintética biografía de un hombre que ubicó a Belén en el contexto nacional.

Luís Leopoldo Franco, narrador, poeta y ensayista, nació el 15 de noviembre de 1898, en la ciudad de Belén. Fue el penúltimo de siete hermanos nacidos del matrimonio de Doña Balbina Acosta y de Don Luís Franco, comerciante de la zona.

Realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional, en el que recuerda que se aburrió como “puma en un jardín zoológico”. Para cumplir con el Servicio Militar viaja a Buenos Aires, pasando gran tiempo en el calabozo, por su temperamento liberal.

En 1920 publica su primer libro “La flauta de caña”, que contiene “Oda Primaveral” que describe, con una sencillez casi evangélica, su pueblo natal, inspirado en la vida tranquila, placentera y el paisaje de su tierra.

Cuenta que ambicionaba ser un hombre sencillamente libre y sospechaba que eso le sería muy difícil, si no comprometía su voluntad de vivir a lo pobre. Y cumplió al pie de la letra. Encabezó una sublevación contra las autoridades, por lo que fue encarcelado dos veces.

Solo, sin que nadie le enseñara aprendió a leer inglés, francés y alemán. Era un apasionado lector, un verdadero investigador. Además fue colaborador del diario de tirada nacional “La Prensa”.

Instalado en Buenos Aires, durante algunos años regresó a su pueblo natal, pero si bien, la vida en el campo le proporcionaba paz y tranquilidad, también necesitaba buscar información en bibliotecas y librerías. Decía: “Sigo haciendo uso del serrucho, el martillo y sobre todo, de la cuchara de albañil. En el verano, en el campo, vuelvo al hacha y a la pala…”

Su vida campesina no le impidió seguir escribiendo, poniendo de manifiesto su conducta e ideas que podrían servir como ejemplo de vida para quién solo pretende respeto y libertad por su pensamiento e ideología, participando democráticamente en la vida en sociedad. Por su carácter intransigente y por su ateísmo fue censurado y muchas veces, rechazado por sus contemporáneos locales, ello no le impidió el reconocimiento de poetas y escritores de fama internacional. Obtuvo varios premios, entre ellos, en 1984, el Gran Premio de Honor de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores)

Murió un 1 de junio de 1988, próximo a cumplir sus 90 años en Ciudadela, Buenos Aires, sobrellevando con gran entereza la soledad y la pobreza.

Su sobrino nieto –Guillermo Valdéz Franco, más conocido en Belén como “Changacha”– reflexiona: “teniendo en cuenta los grandes autores que leyó, habrá sido muy duro para él vivir en un medio con ideas conservadoras y quizás pudo hablar con muy pocos sobre los mismos… Con quien si pudo hacerlo fue con su hermano…” Éste es el padre del actual concejal.

Se debería tener en cuenta al escritor belicho y al valorarlo, contarles a los turistas que llegan a Belén, lo que hizo este hombre por la cultura nacional.

  • Sep 22 / 2008
  • 0
  • Cultura

Retrospectiva de Dolores

Esta semana, a través de esta columna, algunos vecinos de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca (SFVC) queremos rendirle un homenaje a una artista plástica catamarqueña por adopción. Se trata de Dolores Dellatorre de Dellepiane.

Es justo que lo hagamos desde una columna de este diario, ya que colaboró durante muchos años escribiendo sobre temas culturales en La Unión. El sábado pasado nos visitó en el programa de Radio Unión “A vos, Ciudad” y recordó aquellos tiempos.

Vino a la radio acompañada de su hija Beatriz, quien recordó cómo se crió prácticamente en el taller de pintura de su madre. Dolores tiene tres nietos y un bisnieto. Uno de sus nietos comenzará en breve estudios de música y según lo que contó Dolores en la entrevista, es con quien tiene gran afinidad en lo artístico.

El Grupo ARCA

En estos momentos, el vecino de SFVC puede visitar su muestra retrospectiva de pintura y dibujo que se exhibe en el Centro de Cultura y Turismo Municipal, ubicado en calle República, al frente de la plaza 25 de Mayo.

La muestra está organizada por el Grupo ARCA “Amigos del Arte en Catamarca” y la Secretaría de Cultura, Educación y Deporte de la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca.

El Grupo ARCA nace el año pasado con la inquietud de crear en la ciudad de SFVC un Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano. Se pensó que podía funcionar como sede del mismo, en la casa del ex gobernador de Catamarca General Octaviano Navarro, ubicada en calle San Martín 523 y que construyó el arquitecto Luis Caravati en 1858-1859.

Lamentablemente, quienes tienen la responsabilidad política de tomar decisiones en la materia, no comprendieron la magnitud del significado de contar con un museo de esas características, en una de las casas hechas por el genial arquitecto italiano, ni en su ubicación estratégica en la ciudad.

Pero a pesar de no haber podido llevar adelante este sueño, que la hubiera ubicado a SFVC en el contexto de los grandes centros urbanos del arte contemporáneo del país, este grupo de amigos constituyó formalmente ARCA e inmediatamente delinearon una serie de actividades, entre las que está la muestra retrospectiva de Dolores Dellatorre, que hoy, por suerte, podemos disfrutar.

Hay que mencionar que en el camino, también, quedó la inquietud del grupo de convertir a la casa Mercado –ubicada al frente de la plaza 25 de Agosto– en una galería de arte. Esta casa tiene un gran valor patrimonial y constituye un excelente ejemplo de arquitectura neoclásica francesa. A veces, los catamarqueños no valoramos lo que tenemos en nuestra ciudad, en materia de patrimonio arquitectónico…

Por otro lado, debemos destacar el trabajo de la Municipalidad de SFVC por el arte, al brindar la posibilidad a los artistas locales de exponer sus obras en este centro de exposiciones, ubicado en un punto de la ciudad que es visita obligada de los vecinos y los turistas que llegan.

El reconocimiento a Dolores

La curadora de la muestra, licenciada en Artes Plásticas Gisela Dalla Vía, inscribe a la obra de Dolores Dellatorre “en el arte moderno argentino de la mano de sus sólidos maestros José Nieto Palacios y Lino Eneas Spilimbergo. Desde su Tucumán natal trae esta influencia y la despliega en Catamarca haciendo una obra vastísima que recorre el dibujo, la pintura, la ilustración, la poesía, la docencia y la gestión cultural.

“Estamos frente a un patrimonio de gran valor por su calidad en la ejecución, variedad temática, recorrido estilístico y sensibilidad social. Este reconocimiento a Dolores es un estricto acto de justicia”

En la entrevista radial mencionada, Dalla Vía comentó que no encuentra explicación a la ausencia de un homenaje a esta mujer tan fructífera en su obra, hasta ahora que lo hizo el Grupo ARCA y además no comprende que algunas de sus obras no estén todavía en carácter de permanentes en algún museo de la ciudad.

La curadora organizó la muestra retrospectiva de Dolores Dellatorre en series, éstas son: expresionismo abstracto, bíblica, fantasmágicas, maternidades, horizontes, las horas y los días, los gatos, además de dibujos e ilustraciones

Dolores continúa pintando todos los días y también vende sus cuadros. Los vecinos de la ciudad de SFVC pueden visitar la muestra retrospectiva de sus obras hasta el próximo 29 de septiembre.

Dolores De La Torre

Dolores De La Torre

Páginas:1...1415161718192021
Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE