::: MENÚ :::

Categoría / Diario de Viaje

Gabi Czékus

Gabriela Czékus

Gabi Czékus

Gabriela Czékus es profesora de inglés y una viajera incansable. Es nuestra invitada en La voz del urbanita.

En esta nota nos enteramos cómo hace para concretar cada viaje que proyecta. Conocer otras culturas es para ella una fuente de gran inspiración y enseñanza. Escuchá el reportaje que le hicimos; es imperdible!

AUDIO DE LA ENTREVISTA

America(no) del Sud. Giro 2013

 

Americano del Sud

Americano del Sud

Audio de la arquitecta Silvana Codina
¿Alguien se hubiera imaginado a los arquitectos Alejandro Aravena (Chile), Solano Benítez (Paraguay), Angelo Bucci (Brasil), Rafael Iglesia (Argentina), José María Saez (Ecuador) y Ricardo Sargiotti (Argentina), todos juntos, recorriendo en micro diferentes ciudades de nuestro país? Esto que a primera vista parecía imposible se va a concretar. La Fundación EN OBRAS de Rosario -cuyos fundadores son Silvana Codina (a quien escuchamos en esta entrevista grabada en el programa de radio “A vos Ciudad”) y Mario Corea- los reunió en un proyecto denominado America(no) del Sud giro 2013.

En esta primera presentación, los arquitectos estarán en tres ciudades del país: Tucumán, Córdoba y La Plata, los días 2,4 y 6 de septiembre respectivamente. El objetivo es recaudar fondos para continuar una tarea que sostendrá en el tiempo, y para esto llevarán adelante “conversatorios”, es decir una serie de charlas entre ellos con presencia del público en diferentes auditorios. otros de los objetivos es consolidar este gruipo de arquitectos para llevar adelante nuevas acciones en el futuro.

El America(no) del Sud giro 2013 está organizado como una actividad cultural destinada a acciones de promoción de los valores constitutivos de la Fundación Obras y a la recaudación de fondos a ser aplicados en la elaboración de proyectos ajenos al ámbito financiero y comprometidos con la expansión disciplinar.

Además de esta recorrida, otra de las acciones de la Fundación es la contratación del arquitecto Rafael Iglesia como primer proyectista de la fundación. Esta acción se irá expandiendo en otras del mismo tenor en el futuro.

Más información: fundacionenobras@gmail.com

Fiambalá, capital de la cordillera

Una de las piletas con aguas termales de Fiambalá, con una cabaña al fondo.

Una de las piletas con aguas termales de Fiambalá, con una cabaña al fondo.

En el receso invernal tuve oportunidad de visitar Fiambalá. Siempre es un gusto volver a esta tierra, que encierra un gran potencial turístico.

Mientras recorría sus calles, recordaba la primera vez que estuve allí, en 1994, para participar de una de las “Caravanas al Paso de San Francisco”. Llegar a esta localidad era toda una aventura, sobre todo si crecía el impredecible río La Troya. Y ni hablar si alguien quería cruzar a Chile, ya que el camino era malísimo.

Las comunicaciones con los pueblitos vecinos como Saujil (con sus famosas dunas mágicas), Medanitos, Tatón y Palo Blanco, por nombrar sólo algunos, mejoró sensiblemente.

Hoy en día, quien va a esa hermosa tierra se encuentra con caminos bien señalizados, un gran número de viviendas que se han convertido en hospitalarios alojamientos y la tranquilidad de la gente, que no es poco.

Parece mentira que los habitantes de Fiambalá dejen, durante toda la noche, las bicicletas “estacionadas” en las veredas de los frentes de sus viviendas. Cuentan los que ofrecen habitaciones a los turistas, que a éstos se los ve “nerviosos” cuando se enteran que en las casas y los cuartos no tienen que poner llave en sus puertas, como en las grandes urbes.

Cuando recorremos el camino que lleva al Paso de San Francisco y al límite internacional con Chile, no podemos dejar de recordar la tozudez del ex gobernador Arnoldo Castillo de asfaltarlo. La visión de ese hombre permitió que hoy contemos con una herramienta importantísima para la integración con el país vecino.

Por otro lado la “Ruta del Adobe” está casi instalada en un público ávido por el turismo cultural. Sorprende ver a la gente recorrer los pueblitos donde se encuentran pequeñas iglesias y caseríos realizados con ese noble material de construcción.

Evidentemente, la zona tuvo un antes y un después del acontecimiento turístico-deportivo de nivel internacional como es el Rally Dakar. Los vecinos de la ciudad lo reconocen abiertamente.

Pensaba entonces, la importancia de que el Estado instale eventos como el mencionado, que sirven a los habitantes para darse cuenta cuál es la veta económica que se puede explotar. Los turistas que llegan a estos lugares, próximos a la cordillera, recuerdan lo que vieron en la televisión. Quieren estar en persona dónde aquel piloto famoso no pudo correr más…

Pero la gente que visita este lugar, no olvida jamás sus aguas termales. Hay muchas leyendas que nos hablan de famosos personajes que las visitaron, despertando mucha curiosidad. Afortunadamente, los turistas encuentran allí cabañas, restorán, enfermería, y hasta lugar para acampar y hacer un buen asado. No hay nada como estar en una de las piletas con una copa de vino tinto de Fiambalá en la mano, disfrutando del cielo estrellado…

Artesanías, religión, cordilleras, termas, dunas, vinos, historia, paisajes, producción, 4×4 aventura, andinismo, pesca, y mucho más. Fiambalá espera al turismo nacional e internacional resguardando su naturaleza virgen. Sus aguas termales, vinos de exportación, ponchos de llama y vicuña, sus artesanías y el aire más puro del mundo, dan lugar a Fiambalá como capital de la cordillera. Hay que seguir trabajando incansablemente por su desarrollo turístico a nivel internacional. Falta mucho todavía…

La isla bonita

Juan llevando a un grupo de turistas en canoa a través de los manglares de su isla.

Juan llevando a un grupo de turistas en canoa a través de los manglares de su isla.

Al retomar este espacio de opinión decidí, para este primer envío, contar la experiencia de un grupo de habitantes de una pequeña isla que apuestan a seguir viviendo allí.

¿Qué sucede cuando un grupo de personas vive en una isla, la cual uno de sus lados más extensos sólo mide 4 kilómetros de largo? ¿Cómo hacen para afrontar la vida diaria? ¿Cómo generan trabajo? ¿Cómo llegan a un hospital para ser atendidos por un médico ante una emergencia? ¿Cómo hacen para comunicarse con el mundo?

Estas preguntas, seguramente se la formularán las personas que tienen la oportunidad de visitar una pequeña isla y darse cuenta que, en un pedazo de tierra en medio de la mar, con todas las limitaciones al estar aislados, advierten cómo se agudiza el ingenio. Comprenden cómo se puede hacer trabajar el cerebro para crear un “lugar en el mundo”.

Esto que relato, pasa en una de las islas del Archipiélago de Nuestra Señora del Rosario, más comúnmente llamadas Islas del Rosario, ubicadas a 46 kilómetros al suroeste de la ciudad de Cartagena de Indias, en la costa norte colombiana. Para llegar a las Islas es necesario viajar aproximadamente una hora en bote cruzando la Bahía de Cartagena.

Las Islas del Rosario están formadas por bancos coralinos, aguas cálidas y playas de arena fina. La transparencia de sus aguas y la placidez del lugar, invitan a nadar, bucear y a realizar recorridos contemplativos en canoas de remo, pues la belleza exuberante de las islas ofrece rincones de gran belleza. Pero la vida allí es muy dura si no somos turistas.

Tuve la oportunidad de estar en una de estas islas de este gran país latinoamericano, y hacer una excursión al interior de aquella para conocer sus manglares –árboles tolerantes a la sal ubicados en las desembocaduras de cursos de agua dulce de las costas tropicales– como pretexto para entender cómo sus habitantes trabajan en comunidad.

Mientras recorría este ecosistema, Juan, quien conducía la canoa, me respondía a una serie de preguntas que me intrigaban sobre la vida en ese lugar. Ellos generan actividades para atender al turista que llega, elaborando la comida, llevándolos en excursión y vendiendo sus artesanías. De esta manera, consiguen que el visitante viva la experiencia del lugar generando ingresos económicos.

No sienten necesidad de ir al continente, más allá de los trámites burocráticos que deben realizar, trasladándose en una lancha que usan para tal fin y para llevar, llegado el caso, los enfermos al hospital. Cuentan con una escuela con primaria y secundaria, a la que concurren aproximadamente 250 alumnos.

Pueden ver la televisión, tienen señal para usar los teléfonos móviles y poseen internet en la escuela, donde se conectan con la gente amiga a través del sitio web que crearon para tal fin.

Esta visita me dejó pensando cómo un grupo de personas emprendedoras, aun estando en una pequeña isla en un lugar aislado del mundo, pueden soñar en desarrollarse con el apoyo del Estado.

Repasando los datos del último Censo Nacional que dan cuenta del despoblamiento de las pequeñas ciudades del interior, ¿por qué no podemos evitar que la gente emigre de sus pueblos, si vivimos en un territorio interconectado?

Los vecinos, junto con los políticos, debemos poner sobre la mesa del debate la creatividad para solucionar este problema.

Catedrales contemporáneas

Vista del techo de la Catedral de La Plata: arquitectura de piel y huesos.

Vista del techo de la Catedral de La Plata: arquitectura de piel y huesos.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de viajar a la ciudad de La Plata, para conocer la única vivienda que Le Corbusier diseñó y construyó en Latinoamérica: la casa Curutchet.

Ya habrá ocasión para comentarles la impresión que tengo de esa visita, pero ahora quiero hablarles de otro edificio que vi en la capital de la provincia de Buenos Aires y que me hizo pensar en su relación con otros temas referidos a la arquitectura.

Se trata de su catedral, que esta considerada como una de las diez iglesias más importantes del mundo. El templo mayor platense, en estilo neogótico, tomó como antecedente la forma de la catedral gótica “clásica” del norte de Francia, como también del gótico alemán y en especial de la catedral de Colonia.

La conjunción de arte y tecnología, de tradiciones artesanales y técnicas constructivas actuales y novedosas, caracterizaron el desarrollo de las obras del completamiento, en el siglo XX, de la catedral de La Plata.

Además de llamarme poderosamente la atención la escala de este templo neogótico, comparado con otros de estilo gótico, vino a mi memoria las reflexiones que hizo el maestro Mies van der Rohe sobre la catedral de su ciudad natal, Aquisgrán.

Es sabido que el arquitecto alemán, comentaba con sus interlocutores las ocasiones en que, siendo un muchacho, acompañaba a su madre a la misa matinal en esa iglesia.

Franz Schulze en su libro “Mies van der Rohe: una biografía crítica”, comenta que el arquitecto evocaba la catedral gótica de Aquisgrán siendo ya adulto de una forma tan intensa que la impresión que decía que le había causado pudo haber despertado ideas asociadas al concepto de “espacio universal” que exploró en sus propios diseños maduros.

El autor de su biografía entiende que Mies estuviera contemplando la iglesia de su ciudad no tanto desde una visión imparcial, sino a través del cristal de su propia arquitectura. No obstante, la especificidad de su recuerdo puede tomarse como una muestra del impacto que le causó el venerable edificio.

Edificios en altura

Mies proyecta en 1919 –para un concurso de ideas– un rascacielos para oficinas en Berlín. Se trata de un esqueleto de hierro, enteramente acristalado de 20 pisos. El terreno triangular dio a Mies la idea de una planta poligonal. No gana el concurso, pero entre 1920 y 1921 continúa con sus investigaciones del edificio realizando ensayos sobre una planta con curvatura.

Werner Blaser en su libro “Obras y Proyectos de Ludwig Mies van del Rohe”, comenta que el tipo de edificios de oficinas de Mies se adoptó en el mundo entero, ya que fue un maestro en el empleo de la construcción en hierro y vidrio. Pero fue más lejos, al perfeccionar la estructura hasta convertirla en una creación de perfecta elegancia, que él mismo había apreciado en las obras clásicas del pasado.

Mies van der Rohe dijo en una oportunidad, refiriéndose a sus edificios en altura que eran “arquitectura de piel y huesos”. La observación y el análisis atento de la catedral de su ciudad, lo lleva a construir “catedrales contemporáneas” donde el concepto de la estructura siguió vigente al igual que la universalidad del espacio.

Al visitar la catedral neogótica de La Plata comprendemos que las investigaciones de Mies van der Rohe para concretar su arquitectura, han alcanzado la categoría de perfección, inspirándose en el pasado con la mentalidad de nuestro tiempo.

Los edificios en altura actuales toman los conceptos miesianos.

Los edificios en altura actuales toman los conceptos miesianos.

Páginas:12
Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE