::: MENÚ :::

Últimas Noticias / Página 90

Un puente

  • 09 Dic 2008
  • 0
  • Ciudad, General
A pesar de la creciente del río Belén, el puente sobre el mismo permite unir dos orillas.

A pesar de la creciente del río Belén, el puente sobre el mismo permite unir dos orillas.

Hoy queremos contarles a los amigos lectores de esta columna semanal cómo un puente puede unirnos y separarnos a la vez. Lo lógico es que generalmente suceda lo primero, ya que un puente tiende a unir dos orillas. Todo puente permite compartir.

Mañana, 10 de diciembre celebramos los 25 años del comienzo de la construcción de un puente en nuestro país. La construcción de un puente que nos llevaría a salvar obstáculos y permitirnos vivir felices en democracia; a soñar con un país mejor, con una sociedad igualitaria, una tierra en la que no faltaría la educación, el trabajo y en donde podríamos desarrollarnos como personas.

Todavía estamos con la construcción de ese puente integrador. Nos cuesta mucho terminarlo. Muchas bolsas de cemento se han robado en estos años impidiendo su conclusión.

Quien escribe esta nota recuerda que al día siguiente de la elección presidencial de 1983 continuábamos festejando en una clase de matemáticas de la Facultad de Arquitectura de Tucumán y el profesor –estando también feliz por lo que había sucedido en el país– sin embargo nos instaba a seguir con la clase para ponernos a construir inmediatamente el puente que nos llevaría a la otra orilla y formar parte de una sociedad mejor.

Cuántos obstáculos colocamos los ciudadanos en estos 25 años de democracia en este difícil camino de la construcción de ciudadanía ¡Qué fácil hubiera sido si no hubiéramos perdido el tiempo en pensar cómo hacer para entorpecer la obra del puente!

Cuánta discriminación todavía existe en nuestras ciudades hacia los discapacitados, los homosexuales, los que profesan otra religión, los que son “distintos” ¡Qué afán el nuestro por separar! ¡Qué liberador sería para nuestra sociedad cruzar juntos el puente de la integración! ¡Qué felices nos haría!

Todavía existen en nuestras ciudades padres que aconsejan a sus hijos a no juntarse con otros chicos porque viven en entornos diferentes a los suyos; ni mejores ni peores, solamente diferentes ¡Cuánto miedo!

Seguramente aquel 10 de diciembre de 1983 veíamos por televisión cómo un presidente que había sido elegido por el voto popular nos ayudaría a cruzar el puente, cuyo destino era el desarrollo de nuestra sociedad. Pero nos quedamos en medio del camino. Todavía no pudimos concluir la obra de aquel puente. Todavía no pudimos cruzarlo. Todavía no pudimos llegar a la otra orilla…

En La Puntilla

Los chicos de La Puntilla retratados bajo una higuera de su escuela.

Los chicos de La Puntilla retratados bajo una higuera de su escuela.

En la ciudad de Belén, cuando tomamos la ruta que nos lleva a Andalgalá, cruzamos un puente sobre el río Belén y pasamos por un poblado rural llamado “La Puntilla”.

Allí estuvimos en uno de nuestros talleres de concientización turística visitando una escuela. Los chicos del tercer ciclo del EGB, nos recibieron con la calidez que los caracteriza y con nuestra preocupación por el horario, ya que se aproximaba el momento del almuerzo.

Quien escribe esta nota se sorprendió al enterarse por boca de los mismos chicos, que no sabían que era “eso de la internet” Se sorprendió también al verles las caras cuando observaban las imágenes de la presentación, cuando en realidad sólo mostraban lo que pasaba del otro lado del puente… en Belén.
Apenas un puente… apenas unos metros… sin embargo la distancia parecía enorme. Ese puente sobre el ancho y seco río Belén –que en verano crece de una manera tan exagerada que sorprende al visitante que por casualidad está por esas tierras– en vez de unir separa.

Una misma generación de chicos viven dos realidades distintas, separados por un puente. Mientras los de la ciudad de Belén tienen la posibilidad de acceder a la tecnología del momento y soñar con la alternativa de seguir estudiando, los de La Puntilla no pueden y cuando a éstos se les pregunta si seguirán el polimodal se resignan a decir que no, mostrando en sus caritas que sí les agradaría hacerlo, pero que la realidad les dice que deben ir a trabajar la tierra o cuidar los animales de la finca.

¿Qué paso con ese puente virtual que comenzamos a construir aquel 10 de diciembre de 1983? ¿Por qué todavía no estamos unidos? ¿Por qué todavía no existe igualdad para todos? ¿Por qué todavía no concluimos la obra de ese puente integrador que soñamos?

Programa 366

  • 04 Dic 2008
  • 0
  • Audios

Audio del programa: programa 366

Programa emitido el sábado 29 de noviembre de 2008.
En esta oportunidad nos visitó Amelia Walther Pernasetti. Ella publicó un libro de poemas propios titulado “Paloma avisa el amor”.
Amelia obtuvo, en agosto de 2002, una Mención Nacional en el rubro poesía por su poema “Paloma avisa el amor”, expedido por el Círculo Literario “Bartolomé Mitre” de la ciudad de Azul, Provincia de Buenos Aires.

Amelia
Amelia

Babel en China

  • 04 Dic 2008
  • 0
  • Arquitectura, Ciudad, General
Babel en China

Babel en China

El sábado último comenzó la construcción de Shanghai Tower, que será el rascacielos más alto de esa ciudad y tendrá 632 m. El proyecto de Gensler Architecture, estudio de San Francisco, se ubicará en el centro financiero Lujiazui, al lado de las dos torres más altas de China en la actualidad: el Shanghai World Financial Center (492 m y 101 pisos), obra del estudio Kohn-Pedersen-Fox (inaugurado el 20 de agosto último), y Taipei 101, de C. Y. Lee Partners (508 m y 101 pisos), terminada en 2003. Sin embargo, Burj Dubai, que está en construcción, ya es la torre más alta (650 m), y cuando se inaugure, en junio de 2009, alcanzará los 818 m, con 205 pisos.
(Publicado en el diario La Nación, 04/12/2008)

¿Dónde está el dibujo del plan?

  • 01 Dic 2008
  • 0
  • Ciudad, General

Días pasados quedó convertido en ley el Plan Urbano Ambiental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se comienza a hablar de lo que viene después de esta instancia.

Llega el momento de la modificación de los códigos y las polémicas, en particular, por el nuevo Código Urbanístico que reemplazaría al Código de Planeamiento.

Cabe recordar aquí, para los vecinos que leen habitualmente esta columna, que toda ciudad seria que se precie como tal, debe contar con un Plan Urbano, que en realidad debe ser “Urbano Ambiental”, además de un Código de Planeamiento con varios capítulos que incluyan un plano de usos de suelos, reglamentaciones sobre preservación y las áreas especiales, entre otros ítems y un Código de Edificación que fije en su articulado qué se puede y qué no se debe hacer cuando se va a construir.

Nuestra ciudad no escapa a esto. Pero volvamos al caso de la ciudad de Buenos Aires, que nos ayudará a plantear las incógnitas de esta columna, que esperamos se develen algún día.

En el suplemento de un diario nacional de arquitectura se publicó, días pasados, la carta de una profesional que tituló: “Un modelo territorial sin planos y proyectos concretos no sirve”. Es oportuno transcribir parte de la misma para, reiteramos, saber cómo andamos por casa (en SFVC)

Quien escribe, Margarita Charriere, dice:

“Es positivo que la legislatura haya reiniciado el proceso de planeamiento y el debate sobre el futuro de la ciudad. Pero este documento aprobado no ha aportado el avance principal requerido: el modelo territorial. El proyecto enuncia intenciones, mezcla aspectos estructurales con resoluciones puntuales y no define las principales estrategias para resolver o minimizar los principales conflictos urbanos. Una ley marco debe proponer una “imagen objetivo” de la ciudad que se materializa en un plano o esquema director, que territorializa las intenciones de transformación, consolidación y recuperación de la ciudad. Es en esta instancia que las particularidades barriales, los entornos significativos, las áreas homogéneas de calidad y otros ámbitos específicos pueden ser reconocidos e integrados en el proceso de desarrollo urbano y en las políticas públicas.

“Los códigos, en general, instrumentan las ideas y organizan la implementación de la iniciativa privada sobre una imagen objetivo del territorio. El código del año 1977 estructuró el territorio sobre la base de los postulados del Plan Director del año 1962 y regula la iniciativa privada sobre la base del paradigma de recuperación higienista de las nuevas construcciones. La sustitución edilicia es la base de su propuesta regulatoria ¿Qué código puede regular ámbitos aún no identificados en el territorio?

“Los paradigmas actuales recuperan los criterios de la configuración del espacio público, las consideraciones morfológicas, la valorización de la ciudad existente, sus edificios patrimoniales y sus tejidos emblemáticos que conforman el medio ambiente urbano. El documento sancionado no ha logrado precisar en términos de localización espacial, estas cuestiones, que permitirían encauzar el debate sustitución versus preservación. En esta nueva etapa es necesario como primer paso antes de cualquier modificación de los Códigos, la definición del modelo territorial referenciado a la ciudad real”

En SFVC

Primero que nada, es correcto mencionar que quien escribe la carta es integrante del CPAU (Concejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo) y ex subsecretaria de Planeamiento. Es bueno aclarar esto, ya que es poco probable que un profesional técnico tenga un espíritu crítico si integra a la vez un cargo jerárquico en una Comisión Directiva de un Colegio Profesional y es funcionario de un municipio. Si esto fuera así, siempre pensará dicho profesional que todo está bien, ya que es muy difícil ser crítico de uno mismo en medio de tanta exposición pública. En otras palabras, se carece de objetividad y como dicen en la calle: “es como escupir para arriba de nosotros mismos”. Ya sabemos que sucede en el momento, que por una cuestión de gravedad, la saliva sigue su curso…

En SFVC siempre se discute si verdaderamente contamos con un Plan Urbano Ambiental o si lo que tenemos son las Bases de un plan. En cualquier caso, leyendo lo que tenemos, podríamos coincidir con la profesional que escribe la carta transcripta al principio, que en SFVC es un buen comienzo, ya que están los lineamientos básicos para que el Estado municipal fije objetivos fundamentales para el desarrollo de la ciudad.

Pero como lo dicen reiteradamente los colegas que visitan el programa de radio “A vos, Ciudad” ¿no será que falta sentarse a “dibujar” dicho plan?…

Como en el caso de la ciudad de Buenos Aires, en estos últimos seis años de gestión ¿cuánto se avanzó para sancionar un Código de Planeamiento y modificar el Código de Edificación? ¿En que quedó la loable iniciativa política de propiciar la participación y que los técnicos no supieron interpretar y que hubiera servido para “mantener vivo” el Plan Urbano Ambiental? ¿Por qué la ciudad sigue creciendo como una mancha de aceite, que como tal, carece de control alguno? ¿Dónde quedó la idea fuerza de aquel dibujo de Gazzoli y que no nos cansamos de publicar para tenerlo siempre presente? ¿Dónde está el proyecto? ¿Dónde está el dibujo?…

Lamentablemente, en ciudades pequeñas, se cree que al hacer estas consideraciones se personaliza. Pero deberíamos de una vez por todas dejar el jardín de infantes, pasar a la primaria y ponernos a trabajar en temas que, como dice un colega, ya llegará el día que no podremos decir “todavía estamos a tiempo…”

Potenciar el área central

Dibujo de Gazzoli

Dibujo de Gazzoli

A fines de la década del setenta del siglo pasado, el Arquitecto Eduardo Jorge Sarrailh delineó las Bases de Instrumentación del Ordenamiento Urbano del Gran Catamarca, trabajo éste continuado luego por el arquitecto Rubén Gazzoli. En este extenso e importante informe se establece que “La configuración volumétrica, ha sido concebida para que la ciudad de Catamarca en su parte central mantenga la distancia, la imagen actual que es la que dominó el paisaje del Valle desde fines del siglo pasado. Para ello se propone una estructura de alturas escalonadas, en el casco entre avenidas, que permite: densificar el área para aprovechar al máximo la infraestructura y el equipamiento existente y mantener la citada imagen. Ello solo es posible en una ciudad como Catamarca que tiene una pendiente oeste-este del orden de aproximadamente el 3,3% y suaves pendientes de este eje hacia el norte y el sur”

Posteriormente, a principios de este siglo, uno de los ejes del Plan Urbano Ambiental (o las Bases del Plan Urbano Ambiental) establece que: “El Municipio debe asumir un rol pro-activo en relación a la actividad privada para incentivar las iniciativas turísticas y, por otro lado reconocer la importancia que tiene a los fines de la atracción turística, la preservación y la puesta en valor del patrimonio cultural existente que sustenta la identidad de la ciudad, como así también la protección y puesta en valor del patrimonio natural y su calidad ambiental y paisajística”

En los dos casos nos están hablando de las cualidades distintivas a considerar especialmente en el área central de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. El área que dentro de la ciudad contiene los lugares de valor tradicional, ambiental e histórico. El área que representa una imagen característica, por su conformación y tipología edilicia y que es necesario respetar.

Dibujo de Gazzoli. Vista aérea

Dibujo de Gazzoli. Vista aérea

 

Las autoridades que han pasado (desde que Sarraihl y Gazzoli comenzaron con sus estudios de la ciudad) no han entendido la importancia de potenciar para la actividad turística el área central de la ciudad. Cada día que pasa vemos que el automóvil se adueña más de las calles de este sector de la ciudad con el silencio cómplice y cómodo de muchos funcionarios. Priman el caos y la falta de criterio. Nuestras calles no son amables con los turistas.

Este sector de la ciudad podría estar preparado para ellos. Podría contar en sus corazones de manzana con patios internos llenos de vida cultural, administrativa y comercial. Deberíamos contar con un área central a escala del hombre que la camina todos los días.

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE