::: MENÚ :::

Categoría / Ciudad

  • Oct 07 / 2008
  • 2
  • Ciudad, General

Curitiba y nuestro tranvía

Aprender del sistema de tranvías utilizado en nuestros pagos.

Aprender del sistema de tranvías utilizado en nuestros pagos.

La "humanización" y "optimización" del sistema Curitiba

La "humanización" y "optimización" del sistema Curitiba

Causó revuelo en algunos lectores de esta columna lo publicado algunas semanas atrás sobre el transporte público de pasajeros en nuestra ciudad y la comparación con el modelo creado en Curitiba para tal fin y la implementación de éste en la ciudad de Posadas en nuestro país.

Como dice un amigo “vivimos en un hermoso valle rodeado por un encantador telón de fondo de montañas, pero a veces, olvidamos que también hay vida detrás de ellas…”

La idea de mostrar el “modelo Curitiba” es contar la “conceptualización” y/o “la idea fuerza” sobre cómo hicieron en otra ciudad del mundo para resolver su sistema de transporte público en forma óptima y convertirlo en un ejemplo a imitar. Como nos sirve también comparar, con ejemplos más cercanos, el sistema de peatonalización de las calles de la ciudad de Córdoba y sin ir más lejos, el excelente ejemplo de La Rioja. Que dicho sea de paso: ¿no serán también la puesta en escena del modelo brasilero?

Los “modelos” sólo nos sirven para poner en práctica la “creatividad” a la hora de resolver nuestros problemas urbanos, para transformarnos en ciudadanos más felices. No es para “copiarlo” tal cual.
Seguramente no fue acertado incluir solamente las fotografías que corresponden a paradas de ómnibus de esa ciudad brasilera. La imagen que queda, es la de unos tubos de acrílico sin sentido que no podrían adaptarse a nuestro medio. Pero aún así, en ellas podía “leerse” lo avanzado del sistema de las mismas y la posibilidad de acceso por parte de los discapacitados, sin ningún tipo de barreras arquitectónicas.

Es cierto que deberían haberse incluido otras fotografías en esa oportunidad. Como las que aparecen publicadas hoy y en las que podemos apreciar a una empleada vendiendo los boletos a la gente que ingresa a la parada y cómo el ómnibus se estaciona para permitir el ascenso y descenso de los pasajeros.

La presencia de la señora simboliza la “humanización del modelo” y la gente parada en el tubo, la “optimización del modelo” en tiempos, ahorro de combustible y posibilidad de accesibilidad de personas discapacitadas.

Por supuesto que, en nuestra ciudad, debido al excesivo calor producido por la intensa luminosidad y asoleamiento de los veranos, tendrían que considerarse paradas de ómnibus con la protección correspondiente. Con el agregado de la dificultad de las veredas angostas y la posibilidad que tendría una persona en silla de ruedas para acceder. Pero a no asustarse… les aseguramos que todo resultará de la creatividad que pongamos en práctica…

Los recorridos y el tranvía

Ahora, con respecto a los recorridos de los ómnibus, cuando en la columna pasada comentábamos que “de las estaciones terminales de integración, deben partir las líneas troncales, que avancen hacia el área central de la ciudad, en carriles exclusivos y con coches de mayor tamaño” no estábamos, como dice el refrán popular, “inventando la pólvora”, ya que, hasta que el tranvía fue eliminado en Catamarca, la gente venía de las chacras al centro de la ciudad, por este sistema de transporte.

Recordarán que dijimos que el servicio –que ya funcionaba en el siglo XIX– partía de Piedra Blanca hasta la plaza 25 de Agosto, circulando en la ciudad capital por calles República y Rivadavia. La gente que venía a la ciudad lo usaba perfectamente.

Podríamos comparar, cuando hablábamos del carril único, cómo los tranvías circulaban por una vía. También podríamos comparar, cuando hablábamos de las terminales de integración, cómo la gente llegaba hasta Villa Dolores o Piedra Blanca por sus medios, a caballo, en carretas o caminando y de allí subía a lo que hoy llamaríamos “una línea troncal”.

¡Por lo tanto podría decirse que el “modelo Curitiba” ya existía en nuestra ciudad, sin haberse inventado aún en Curitiba! ¿Qué pasó que retrocedimos?

Las imágenes incluidas hoy, tienden a enfatizar la idea conceptual del “modelo Curitiba” que bien podría considerarse a la hora de resolver de una vez por todas, el transporte público de pasajeros del valle central. En éste se encuentra, recordemos, la ciudad capital de una provincia, que centraliza precisamente, la actividad administrativa y de servicios.

Lo interesante de todo esto es que, a partir de la columna pasada, se generó un debate en los vecinos que es bueno incentivar, para resolver, en forma participativa, los problemas urbanos, como en este caso el transporte público, incentivando su uso y dejando de lado un falso espíritu burgués en el uso del automóvil.

  • Oct 06 / 2008
  • 0
  • Ciudad, Turismo

Tango

La monumentalidad de las fachadas en la Diagonal Norte. El eje "Obelisco-Plaza de Mayo"... muy Paris.

La monumentalidad de las fachadas en la Diagonal Norte. El eje "Obelisco-Plaza de Mayo"... muy Paris.

Cuando nombramos esta palabra, se nos viene a la cabeza inmediatamente la ciudad de Buenos Aires. Y es que esa ciudad (cuyo territorio es de cada uno de los argentinos, ya que es la capital de nuestro país) es sinónimo de tango…

Al escuchar esta canción, perfectamente podemos imaginarnos en nuestras cabezas un video clip, con el sólo hecho de sentarse a mirar a la gente que circula por sus calles y avenidas.

Buenos Aires no tiene nada que envidiarle a cualquier ciudad del mundo. Cosmopolita ella, es la referente en materia cultural entre las ciudades latinoamericanas. No en vano está colmada continuamente de turistas brasileros o colombianos.

Al país ingresan al año aproximadamente 4.000.000 de turistas extranjeros, según datos de la Secretaría de Turismo de la Nación. Suponemos que casi todos, pasan por Buenos Aires. Al contar con un sistema de vuelos en el que todos los aviones salen y llegan a esa ciudad, es casi inevitable. Algo injusto para nosotros, por cierto…

Prohibido aburrirse

Cuando los “provincianos” visitamos esta gran ciudad, nos encontramos con una gran oferta en actividades, que muchas veces no tenemos la posibilidad de llevar a cabo en nuestros lugares.
Como por ejemplo tomar clases para “aprender a mirar un cuadro” o para aprender a bailar un tango. Hacer un tour por los barrios porteños subidos a una bicicleta alquilada.

Recorrer su interesante oferta gastronómica en variedad y precios. Visitar los museos para admirar exposiciones permanentes y temporarias que nos invitan a disfrutar del arte en sus más variadas expresiones.

Con suerte, podemos apreciar a la avenida 9 de Julio sin automóviles en pleno sábado a la tarde, preparada para una maratón o un torneo ciclístico. Algo que suponemos que en esa ciudad es imposible y que sólo se puede hacer en urbanizaciones como las nuestras, en las que estamos más en contacto con la naturaleza.

Pero podemos caminar por la reserva ecológica y sentir la emoción de los porteños de “preservar” al menos un poquito de naturaleza ¡Y con qué emoción lo cuentan! Los miramos… y decimos: “Ah…” Ahí podemos entender porqué disfrutan de caminar por nuestros arroyos secos, a minutos de la plaza principal.

Y ni que hablar de la variedad de espectáculos teatrales que podemos elegir entre el circuito oficial, comercial y el “under” Con tanto esmero y dedicación preparan los actores sus obras, que da gusto darse un tiempo para ir a ver por lo menos dos en una noche.

Buenos Aires es así, una ciudad que inspiró a muchos, una ciudad en la que invade también la soledad a la gente, a pesar que suponemos que tienen todo lo que se les ocurra para hacer y no aburrirse… y hasta gratis.

Una ciudad en la que puede verse a una señora mayor –casi octogenaria– chateando en su computadora portátil, aprovechando el servicio wi-fi que le brinda un bar instalado dentro de un local perteneciente a una cadena internacional de comidas rápidas.

Alianzas estratégicas

Considerando la importancia de esta ciudad en materia turística, quizás el Estado municipal debería tomar contacto con sus autoridades y trabajar de la mano en muchos temas que nos ayudarían con nuestro turismo urbano. En la gran ciudad vienen trabajando desde hace mucho tiempo con cierta coherencia en el tema de la preservación del patrimonio arquitectónico, por ejemplo. También tienen mucho interés en mejorar cada día los espacios públicos abiertos. A propósito, el actual Jefe de Gobierno, siempre habla por los medios de su preocupación por la “calidad del espacio público”
No debemos olvidar que en octubre de 2000 visitó la ciudad de SFVC –a iniciativa de A vos Ciudad– el por aquel entonces Secretario de Planeamiento de la ciudad de Buenos Aires, arquitecto Enrique García Espil, quien en una conferencia magistral en un hotel céntrico de nuestra ciudad y con la presencia de los tres intendentes del Valle Central contó cómo elaboraron un Plan Urbano Ambiental para su ciudad.

En aquella oportunidad los intendentes de SFVC (Brizuela del Moral) de Valle Viejo (Lobo) y de Fray Mamerto Esquiú (Vera) coincidieron en la necesidad de llevar adelante una agenda sobre temas urbanos cruciales, escuchando precisamente, las experiencias transmitidas in-situ por el funcionario porteño.

Recordemos que este hecho dio origen al impulso final para elaborar el Plan Urbano Ambiental de SFVC o las Bases del Plan como lo quieran llamar.

La avenida 9 de Julio cortada un sábado a la tarde al tránsito automotor para permitir una competencia ciclística.

La avenida 9 de Julio cortada un sábado a la tarde al tránsito automotor para permitir una competencia ciclística.

  • Sep 24 / 2008
  • 1
  • Ciudad

A no olvidarse de Córdoba

Vista desde la galería de arte

Vista desde la galería de arte

Aguas danzantes en la noche

Aguas danzantes en la noche

Si el lector visita la ciudad de Córdoba, notará que existe una nueva plaza en la que se puede ver un espectáculo de aguas danzantes, que durante la noche adquiere otro brillo con la incorporación de un juego de luces armonioso.

Nos referimos al Paseo del Buen Pastor, ubicado en Nueva Córdoba. Un lugar de esa ciudad mediterránea en la que el visitante se encuentra con un paisaje urbano que da la impresión que evoluciona continuamente, debido a la incesante construcción de edificios en altura.

El predio triangular, de algo más de 10 mil metros cuadrados, en Hipólito Irigoyen y que durante casi un siglo cobijó la cárcel de mujeres Buen Pastor, presenta una nueva escenografía, dominada por la tendencia de apuntar a nuevos espacios recreativos y culturales, pero donde la principal actividad se centra en la oferta comercial en un formato de shopping de alto nivel.

Concebido como un complejo cultural, recreativo y gastronómico-comercial, está ubicado en uno de los sectores de mayor cotización inmobiliaria de la ciudad de Córdoba, área donde aún quedan señales del antiguo esplendor urbano que no cayó bajo la piqueta para dar paso a edificios en altura.

La erogación global para la construcción del complejo fue de unos 15 millones de pesos, que contemplan tanto, a la recuperación de la capilla, como a las nuevas construcciones y la parquización del predio.

A tono con esos cambios, también lo fue su fisonomía. Una primera idea fue ejecutar un gran espacio verde, con la posibilidad de construir una playa de estacionamiento subterránea. Pero el plan cambió, para dar paso a la nueva estructura.

De la antigua construcción que fue ejecutada entre 1897 y 1906 bajo la dirección del arquitecto José Montblanch (para las hermanas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor de Angers), sólo queda en pie la capilla. Tras su desacralización fue restaurada para rescatar tanto su planta en cruz griega –única en su especie en la ciudad– como las pinturas murales y cuadros de artistas de renombre.

Los pabellones de la cárcel fueron demolidos por su mal estado de conservación y su nulo valor arquitectónico, según un informe de la arquitecta Marina Waisman, ya fallecida. La destacada profesional aseguró, en su momento, que sin los enormes muros, se podría apreciar mejor la majestuosa arquitectura neo-gótica de la iglesia de los Capuchinos.

En el espacio libre que quedó tras la demolición (ejecutada entre fines de 2004 y abril de 2005) de los 6.400 metros cuadrados de pabellones de la ex cárcel de mujeres, se edificaron locales comerciales que alojan dos restaurantes, un resto bar, una vinoteca y venta de productos regionales, un bar temático y un local de venta de artículos de cuero.

El área cultural ocupa el espacio central integrado a la capilla, para la realización de muestras de arte y la organización de conferencias. Al costado del templo se construyó una plaza seca como espacio recreativo y de conexión con los restantes sectores. Hay también espacios para oficinas, junto a servicios sanitarios y dependencias auxiliares.

Tal vez uno de los atractivos centrales del conjunto (como mencionamos al principio de esta nota), es la enorme fuente de aguas danzantes, ubicada sobre la calle San Lorenzo. Tiene un sistema de iluminación especial para la formación de figuras a una altura considerable.

En el espacio en el que está presente el agua, está lleno de vida. Cientos de jóvenes se reúnen a tomar mate, charlar, estudiar… Se juntan en un espacio público que les pertenece y en el que se sienten a gusto.

Recuerdos de Córdoba

Siempre que hablamos de los espacios públicos de nuestra ciudad, con los colegas arquitectos, rescatamos el hecho que aquellos que estudiaron en las Escuelas de Arquitectura de la ciudad de Córdoba, tienen a su favor la ventaja de haber vivido en una ciudad en la que podían “sentir” en cada momento de sus vidas universitarias, la calidad de sus espacios públicos.

El arquitecto Miguel Ángel Roca hizo mucho al plantear la peatonalización de las calles céntricas de la ciudad, donde se encuentran edificios de gran valor histórico. El arquitecto “Togo” Díaz hizo mucho también, al diseñar, sin querer, un paisaje urbano. En Córdoba, salvo algunas excepciones, y gracias al trabajo del arquitecto Díaz, las medianeras, los coronamientos y las terrazas de los edificios son tratados como corresponde.

Al caminar por las calles de Córdoba podemos hacernos rápidamente un mapa mental, que nos permite sentir una ciudad distinta de otras de nuestro país. Una ciudad más humana, a escala del peatón.

En la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, tuvimos la suerte de tener a un Luis Caravati quien diseñó intuitivamente, a medida que iba construyendo sus edificios, una ciudad. Siguieron Sarrahil y Gazzoli, dos arquitectos que plantearon una ciudad más compacta que la actual y con gran calidad en los espacios públicos. Luego vino el estudio del Centro Histórico de la ciudad, llevado a cabo por el arquitecto Nicolini.

Estos antecedentes en nuestra ciudad, por suerte, nos permiten darnos cuenta que San Fernando del Valle de Catamarca está inserta en un sistema natural. En nuestra ciudad, por suerte, hay arquitectos que vivieron durante su vida universitaria en Córdoba… ¿Qué nos pasó que los técnicos no supieron interpretar el patrón, la matriz, el modelo…?

  • Sep 24 / 2008
  • 0
  • Ciudad

Naturaleza, ciudad y emprendedores

A pocas cuadras de la ciudad

A pocas cuadras de la ciudad

Unos amigos –amantes de la vida al aire libre– me comentaron en una oportunidad, el grato recuerdo que tienen grabados en sus mentes de su estadía, cuando eran niños, en el camping municipal de la ciudad de Salta, durante unas vacaciones de invierno.

Hacía frío y de noche, los anfitriones del camping, acercaban a los visitantes brasas para encender el fuego. Organizaban guitarreadas que se prolongaban hasta altas horas de la madrugada y los baños, siempre limpios, contaban en las duchas con agua caliente. También podían recorrer, durante el día, la ciudad de Salta en unos pequeños ómnibus, que ponían a disposición de los turistas en determinados horarios.

El servicio que brindaban a los invitados, era similar al que puede encontrar un viajero cuando entra a cualquier camping de la Patagonia Argentina. Éstos no tienen nada que envidiarle a los servicios que ofrecen los campings europeos.

El sábado pasado nos visitó en la radio, en el programa “A vos, Ciudad” el profesor Luis Angel Bazán. Él está a cargo del Camping Municipal, ubicado unos metros más adelante del puente sobre el río El Tala, más conocido como Las Rejas. Nos contó aspectos interesantes a tener en cuenta.

Una vez que cruzamos el badén sobre este río, nos encontramos con un camping de grandes dimensiones, que permite la instalación de carpas y casillas rodantes. Además, durante el verano, funciona como un balneario, ya que una pileta de grandes dimensiones –en realidad son dos– posibilitan a la gente refrescarse en los cálidos días que nos toca vivir entonces.

Los profesores de educación física del municipio, ofrecen en el verano una serie de actividades recreativas programadas, que nos permiten pasar un fin de semana agradable y distinto en la ciudad. Podemos llegar al lugar, usando el servicio público de transporte urbano también.

Sería bueno que el vecino de San Fernando del Valle de Catamarca, una vez leída esta nota, pudiera visitar el camping. Si conocemos lo que tenemos, podremos brindar mejor información al turista que nos visita. Un camping en una ciudad es necesario para este tipo de turismo alternativo y de aventura. Mucha gente gusta de este tipo de viajes y recorren el país haciendo base en estos lugares y a un costo económico pueden disfrutar del paisaje y las costumbres del lugar.

El camping tiene amplias instalaciones con vestuarios, parrillas, canchas para practicar deportes y la proximidad de la montaña, invita al visitante a animarse a hacer senderismo por la cercanía. Por otro lado, en verano, se puede disfrutar de las frescas aguas del rio El Tala, que bajan del Ambato, permitiéndonos un respiro a las altas temperaturas de la siesta.

La naturaleza tan cerca…

En nuestra ciudad tenemos la suerte de contar con la naturaleza al alcance de nuestras manos. No solamente el camping es un lugar que podemos visitar o invitar a visitar a los turistas, sino también el embalse de El Jumeal es un interesante atractivo. Parece mentira que, a tan pocos metros del centro de la ciudad, se pueda disfrutar de este espejo de agua.

Un grupo de porteños me contaron en una oportunidad, la sorpresa que les había causado recorrer el lecho seco del arroyo Fariñango, en una deliciosa caminata que realizaron, pudiendo ver en su recorrido una flora y fauna autóctona que los maravilló. Estaban admirados de la cercanía de este atractivo de la plaza principal de la ciudad. No podían creer que saliendo a caminar desde un hotel, pudieran “meterse” en las montañas. Por supuesto, que al recorrido lo hicieron acompañados de un vecino amigo de ellos.

Y es que en nuestra ciudad contamos con un telón de fondo, que va cambiando de color y textura a lo largo del día y del año. Nuestros Ambato y Ancasti, nos brindan un espectáculo increíble cada vez que caminamos por nuestras calles.

Negocios en la naturaleza.

En este mismo programa de radio, nos visitó también Eduardo Castagnola, sub-gerente de una importante obra social nacional, con oficinas en nuestra ciudad. Esta empresa organiza para el próximo sábado 6 de septiembre, por la mañana, en el Predio Ferial Catamarca, un Seminario-Taller en el que brindarán una introducción conceptual al marketing para Pymes y profesionales independientes.

Pensábamos, mientras hacíamos estos dos reportajes, mencionados en esta columna, cuanto potencial existe en nuestra ciudad para los emprendedores y para las actividades turísticas al aire libre.

Contamos con una ciudad “inscripta” en la naturaleza y con un abanico de posibilidades de actividades de “turismo aventura urbano” que están si explotar. Sólo hacen falta emprendedores. El Estado municipal tendría que involucrarse fuertemente aquí apostando todas sus fichas.

Un sinfín de actividades se desarrollarían desde pequeñas empresitas con el apoyo del municipio, que permitirían que los turistas –y los vecinos también– pudieran realizar canotaje, remo, caminatas, senderismo, bicicleteadas, etc, etc.

Dios fue generoso con nosotros al darnos la naturaleza que tenemos. Caravati, diseñó y construyó nuestra ciudad. ¿Qué más podemos pedir? Creemos que solamente falta el espíritu emprendedor. Hay que incentivarlos. El intendente, si lee esta nota, seguramente se pondrá a trabajar en este potencial enorme que tenemos.

  • Sep 23 / 2008
  • 0
  • Ciudad

Frutas y verduras

Unas semanas atrás, tuve que permanecer por unos días en la ciudad de Córdoba y aproveché la ocasión para recorrerla en los momentos libres. Para los que venimos de Tucumán, nos resulta interesante esta ciudad mediterránea ya que fue, por mucho tiempo, un ejemplo de lo que se debe hacer en urbanismo. En muchos aspectos, se parece a Curitiba y Barcelona. Claro, tomando el concepto de “modelo”, “matriz”, que siempre explicamos en esta columna.

Hay que reconocer también, la tarea de dos arquitectos que colaboraron en el cambio de esta ciudad. Ellos son: Miguel Ángel Roca, quien intervino en la peatonalización del casco histórico y “Togo” Díaz, quien delineó, con sus edificios en altura, el nuevo paisaje urbano de la ciudad.

Una de las cosas positivas que pude apreciar, fue una feria ambulante en una de las calles de la ciudad. Algo que, seguramente, para aquellos vecinos que pudieron visitar otras urbes del mundo, valoran como un hecho económico interesante en las ciudades.

En Paris, los turistas disfrutan de las ferias que se realizan en sus calles. Como la de los días jueves en el barrio latino. Allí se puede encontrar a mano frutas y verduras del día, quesos y pescados frescos. Es un placer para los ojos, admirar los puestos de flores que también se instalan en la ocasión. En Córdoba, pasa lo mismo.

¡Qué simpleza! ¡Y qué beneficios para la ciudad! ¡Tanto para los vecinos como para los turistas! Caminar por las calles y poner en funcionamiento los cinco sentidos en un paseo de compras efímero, al aire libre…

Lo de Córdoba me sorprendió gratamente. Me había levantado esa mañana temprano y me disponía a ir a mi rutina obligada de esos días, cuando al doblar en una de las calles, cerca de Plaza España, me encuentro con los puestos bañados con la luz del sol. La gente iba y venía comparando calidad y precios.

Al ver semejante espectáculo, no pude menos que detenerme, ponerme a charlar con los puesteros y sacar fotografías (y que ilustran esta nota). Había mucha gente comprando los productos a precios realmente competitivos.

Pensé entonces, lo beneficioso que sería para SFVC contar con un sistema de similares características. Se podría diseñar y construir puestos de venta para que, al menos tres veces por semana, recorran la ciudad en puntos fijos y estratégicos de la misma.

Adelantarnos

Al escribir esta nota recuerdo también, la reflexión de un amigo, que al visitar la ciudad de Sidney en Australia, pudo disfrutar del comienzo de la primavera –que coincide con la nuestra– un primero de septiembre. Y es que los vecinos de aquella ciudad quieren marcar la diferencia –ya que el clima es bueno en ésta época del año– y se plantearon “¿por qué no celebrar el comienzo de esta hermosa estación veinte días antes?”

¿Qué queremos significar con esto? Pues, que si queremos que SFVC sea una ciudad turística, debemos hacer funcionar la creatividad para adelantarnos a las actividades que podemos generar y que nos ubicarían en un primer plano a nivel nacional, por lo novedoso, por lo distinto.

Como lo es la Expolivo… que por una cuestión de días, el actual ministro de Producción y Desarrollo se la “quitó” de las manos a La Rioja… Un dato que no es menor. Y a propósito… SFVC debería “celebrar” más esta exposición. Notamos que cuando va a comenzar la misma no está “forrada” la ciudad con gigantografías ubicadas estratégicamente en la trama urbana o banners colgados en los postes de luz, como sucede en muchas ciudades que “viven” del turismo. Los taxis deberían tener toda su carrocería ploteada, anunciando el evento, al menos 10 días antes de su comienzo. Esto no significaría erogación alguna para el municipio, ya que lo podría esponsorear la misma exposición, con sus auspiciantes. Esto sería también una excelente campaña de concientización turística desde el Estado para con los vecinos.

Imaginación, creatividad, poner a funcionar la cabeza con mentalidad emprendedora, sin cumplir horarios, las 24 horas… adelantarnos. Así es cómo deberíamos pensar estas cosas en la ciudad. ¡Ya que la ciudad es un organismo vivo!

También la destrucción…

Otro tema que me llamó mucho la atención, al visitar la ciudad de Córdoba, es ver el estado de deterioro de las veredas. En algunos puntos de la ciudad es prácticamente imposible poder caminar por las mismas.

Por otro lado, también me sorprendió la mala disposición de las rampas para ser usada por los discapacitados. Lo normal sería pensar que en una esquina contamos con cuatro rampas, para que la persona que se desplaza con su silla de ruedas pueda hacer uso tranquilamente de ellas. Pero la sorpresa fue constatar que de las cuatro, sólo había dos y a veces una. Así no funciona…

También otro ejemplo de cómo las últimas administraciones del municipio de Córdoba han “destruido” la ciudad, es ver la basura desparramada por sus calles, como ilustra la fotografía de esta nota.

Las bolsas son desplazadas por los automovilistas desde su ubicación en los cordones de las veredas a la calzada, y una vez ubicadas en el centro del cruce de las calles, pasan por encima desparramando absolutamente todo.

Y un dato curioso: los automovilistas no respetan las sendas peatonales y se puede escuchar, reiteradamente, las discusiones entre los peatones y los conductores de vehículos, siendo recriminados éstos últimos por no tenerlos en cuenta a la hora de cruzar la calle.

Esto no significa que si en esta ciudad tan importante suceden estas cosas, cómo no van a pasar en la nuestra… Al contrario, al ser SFVC más pequeña, todo, absolutamente todo, debería funcionar a la perfección.

Páginas:1...4344454647484950
Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE