::: MENÚ :::

Categoría / Cultura

Una foto para SFVC

Las campanas de la catedral de Caravati.

Las campanas de la catedral de Caravati.

El 27 de septiembre se celebró el Día Mundial del Turismo, esta vez con el lema «El turismo, consagración de la diversidad», considerando que la diversidad es una de las fuerzas motrices del turismo y que puede permitir que todas las naciones compartan los numerosos beneficios derivados de él.

La Directora del Instituto Municipal de Turismo, Lic. Lic. Ana Lilljedahl, visitó el programa de radio “A vos, Ciudad” que se emite por Radio Unión, para recordar la fecha.

Lamentablemente, este año tuvimos la mala fortuna de padecer la gripe porcina que afectó sensiblemente a esta actividad productiva, llegando inclusive a suspender la Fiesta del Poncho. Pero aún así, seguramente, la próxima temporada de invierno será un éxito y por ello se debe seguir trabajando en acciones que nos permita estar preparados para tal ocasión.

La Directora de Turismo de SFVC nos contó en el espacio radial, acerca de una serie de obras de pronta concreción y que servirán para dotar de más infraestructura para el turismo, como el centro de Interpretación del pueblo Perdido de la Quebrada, la iluminación de la ruta 4 –camino a El Rodeo, desde Las Rejas hasta Loma Cortada– y la puesta en valor de algunas fachadas de la ciudad. Todo esto con fondos de regalías mineras, previsto en la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante de SFVC en su oportunidad, que permite usarlos para obras de infraestructura turística.

Concurso fotográfico

Aprovechando esta fecha tan especial para el turismo, la municipalidad de SFVC lanzó –en su segundo año consecutivo– el concurso de fotografía “SFVC en imágenes”. El mismo es organizado por el Instituto Municipal de Turismo con apoyo de empresas del sector.

Con los trabajos seleccionados por el jurado, se realizará el 2º Salón de Arte Fotográfico en el Centro de Cultura y Turismo, ubicado en Republica 425, en la ciudad de SFVC.

Se trata de un concurso abierto y la fecha de cierre esta programada para el 27 de noviembre. El jurado estará presidido por el reconocido fotógrafo italiano argentino Cayetano Arcidiacono, considerado un maestro del arte fotográfico.

La idea es que los fotógrafos pongan el eje en el patrimonio turístico de la ciudad, haciendo miradas diferentes que les permitan y nos permitan descubrirla.

Coincidiendo con el día del turismo también el año pasado se hizo esta experiencia en la misma época. El resultado asombró a los organizadores y la exposición del 1º Salón de Arte Fotográfico estuvo abierta durante todo el verano pasado en el Centro de Cultura y Turismo, siendo visitada por centenares de vecinos y turistas.

Las fotografías ganadoras y parte de las seleccionadas mostrarán nuestra ciudad –como sucedió con la convocatoria del año pasado– en diferentes puntos del país, encuentros turísticos y serán utilizadas en la nueva folletería del municipio. Los interesados en participar pueden consultar las bases en la página web de la municipalidad de la capital.

Buenos Anfitriones

En el encuentro radial sabatino, el espacio “A vos, Ciudad” propuso al Instituto Municipal de Turismo de SFVC relanzar en el año 2010, de manera conjunta, los talleres “Buenos Anfitriones Turísticos” para alumnos de las escuelas de la ciudad. Consideramos que es una experiencia que debemos repetir, ya que cuando se lo realizó en 2008 fue sumamente positivo y esperanzador. Y alentamos a otras organizaciones privadas a emprender acciones similares con el Estado, para construir el camino que nos lleve a desarrollar el turismo como actividad productiva.

Aprender a aprender

El novel arquitecto Fabricio Moreno explica a la arquitecta Patricia Rodríguez Anido su proyecto final.

El novel arquitecto Fabricio Moreno explica a la arquitecta Patricia Rodríguez Anido su proyecto final.

La semana pasada, quien escribe esta nota, junto a la arquitecta Patricia Rodríguez Anido, le tocó integrar el tribunal examinador que debía evaluar a un alumno que presentaba su proyecto final para obtener el título de arquitecto, en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Rioja.

Decidir qué nota se le pone a un alumno a punto de graduarse, es bastante extraño. Le pregunté entonces a la arquitecta que integraba el jurado –con una larga experiencia en la docencia universitaria– cómo se hacía para calificar en estos casos. Y ella me respondió con un pensamiento de otro profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Tucumán, el arquitecto Polo Casen, quien le dijo una vez: “el alumno, en una situación así, ya está en un camino sin retorno… ya es un colega…”

¿Que quiso decir el arquitecto? Pues, que el trabajo del alumno que hace el proyecto final, es probable que pueda seguir evolucionando, que pueda seguir habiendo “crítica y proyecto”, pero que la hora en la que debe recibirse llegó. En otras palabras: que lo que cuenta es, ante todo, la “actitud” del alumno, confiando que será la misma que tendrá en su vida profesional que ya comienza.

La enseñanza en los talleres de arquitectura es algo sumamente interesante y enriquecedor, tanto para los alumnos como para los docentes que integran la cátedra. Aquí, el docente no es una autoridad a la que todos acatan. No es válida la actitud soberbia del “yo se… y ustedes deben llegar…” En el taller de arquitectura, sucede otra cosa, se parte de la base de que todos somos inteligentes y que se debe tender a la “emancipación del alumno”

Es en el taller de arquitectura donde puede abrazarse la adopción de los paradigmas que se pretenden para la educación superior del siglo XXI: del “aprender a aprender”, del “aprender a emprender” y del “aprender a desaprender”. La enseñanza y el aprendizaje en el ámbito de los talleres de arquitectura, siempre nos lleva a plantear un trabajo libre y participativo entre todos.

El caso Fabricio

Suena a policiales, pero no es así, ya que se trata solamente de un caso que, como muchos otros, se da en la Escuela de Arquitectura de la UNLaR. Fabricio Moreno se recibió de arquitecto la semana pasada con el diseño de un hotel en las Termas de Santa Teresita en la provincia de La Rioja.

En un trabajo en solitario, con la crítica de los docentes y la suya, planteó un edificio que él sabe que constituye solamente un ejercicio para aprender a encontrar el camino para afrontar los problemas de diseño en la arquitectura.

Tomando el puente de un ferrocarril que ya no existe, producto de la esquizofrenia de los políticos de este país, armó un hotel con un spa, aprovechando las virtudes de las aguas termales de la zona.

Para un lado, están el spa y las áreas sociales del hotel, como restorán, bar y canchas de tenis y para el otro lado, las áreas de descanso con las habitaciones. Todo esto, vinculado con el viejo puente reciclado, que así, toma vida nuevamente y vuelve a la memoria de la gente del lugar. Como toma vida la idea de incorporar en el hotel, los talleres para tejido y actividades artesanales que sirven al turista para tomar clases y aprender las técnicas ancestrales del lugar.

Este novel arquitecto, como las jóvenes arquitectas Virginia Salvadeo y Aldana Silfeni, integra la cátedra del Taller de Diseño Arquitectónico V, constituyendo –con otros tantos nuevos docentes de la Escuela de Arquitectura de la UNLaR– la esperanza de la institución.

Sabemos que los grandes problemas del medio, como la pobreza, exclusión, hambre o malnutrición, la vulnerabilidad social, entre otros, no pueden ser resueltos por un solo actor social. El Estado, las empresas, las universidades y otros actores sociales deben generen alianzas permanentes que posibiliten superarlos. Estos jóvenes arquitectos están expectantes, para contribuir desde el lugar que les toque…

La maqueta, en la que puede observarse las dos alas del edificio, unidas por el puente del ferrocarril.

La maqueta, en la que puede observarse las dos alas del edificio, unidas por el puente del ferrocarril.

Programa 400

Participaron del programa 400: los arquitectos Ernesto Acuña, Alejandra Granizo, Rafael Dalmaida y Ricardo Palacios.

Participaron del programa 400: los arquitectos Ernesto Acuña, Alejandra Granizo, Rafael Dalmaida y Ricardo Palacios.

“A vos, Ciudad” emitió el próximo sábado 12 de septiembre, por Radio Unión, su programa número 400. Y quisimos celebrarlo agradeciendo a todos los vecinos de SFVC y amigos internautas, que nos acompañan construyendo ciudadanía en cada emisión.

Saludamos a aquellos oyentes de otros países, que por nuestro sitio web, pueden conocer nuestra ciudad. Pueden escuchar a los funcionarios, a los políticos, a los empresarios, al ciudadano de a pié, a la maestra, al niño, al artesano… a todos. Y al escucharlos, tienen una idea de lo que es esta ciudad. Prueba de esto, son los mails que llegan desde otros lugares de Argentina y del mundo, de personas que “visitan virtualmente” SFVC, y que el oyente de esta columna puede ver al entrar al blog.

El arquitecto Luís Grossman cuando nos visitó, en un programa especial que hicimos con él, dijo: “no es fácil realizar cada sábado un programa de radio sobre temas de arquitectura y ciudad, ya que son asuntos “visualizables” que requieren de una gran imaginación y elocuencia para ser verbalizados. Más aún cuando la intención de la emisora es llegar a una audiencia que no es necesariamente profesional y destacando que se emite en forma ininterrumpida desde hace muchos años”

A partir de la aparición del programa “A vos Ciudad”, comienzan a efectuarse actividades de extensión desde el espacio radial, que nos lleva a producir debates de interés para la ciudad. En este sentido, recordemos el ciclo “Charlas de la Ciudad”, la muestra “Un dibujo, un arquitecto”, el programa de televisión, los talleres de concientización turística “Buenos Anfitriones” o este espacio de opinión “Panorama Urbano” que cada martes acompaña al lector del diario La Unión.

Hoy, gracias a internet, podemos hacer que nuestros oyentes puedan ver imágenes o textos que amplían, muchas veces, lo que una persona cuenta a través del micrófono. Es así que la gente que está del otro lado del receptor de radio, puede considerar qué está sintiendo la persona que es entrevistada.

Este espacio de los vecinos consiguió, a lo largo del tiempo, reconocimientos que permitieron continuar con más fuerza. Fue declarado de interés de la ciudad de SFVC por el Concejo Deliberante en 2008. El sitio web resultó finalista del premio Arroba de Oro en 2007. Fue declarado de interés cultural por el Ministerio de Educación de la Provincia de Catamarca en 2002. El programa de radio ya había sido distinguido por el Concejo Deliberante de la ciudad de Catamarca en 2001, además de otros reconocimientos recibidos por las tareas de extensión llevadas a cabo.

Desde hace 400 sábados, los vecinos de SFVC estamos en contacto a través del aire de la radio. Los vecinos de esta ciudad “con nombre español y apellido indígena”, que es “capital de montaña”, comprendemos que tenemos en nuestras mentes y en nuestros corazones un plan que hicimos entre todos. Y éste nos dice enfáticamente, que estamos comprometidos a vivir en una ciudad mejor y en la que podemos ser felices…

¿Cuál es la clave para que este emprendimiento –que se inscribe dentro de las industrias culturales– que en principio no parecía fácil, se concretara con solidez y continuidad? Y es que la fórmula aplicada no se limita a temas de arquitectura, sino que desarrolla asuntos conflictivos que afectan la ciudad o la provincia, tales como los servicios públicos, los planes de vivienda, las comunicaciones y el transporte; en suma, las políticas urbanas. Las reflexiones y las críticas dichas en esos encuentros sabatinos son escuchadas y con frecuencia atendidas por los funcionarios. Aunque ellos se enojen con frecuencia…

Una reserva de argentinidad

Daniel Carmuega, arquitecto

Daniel Carmuega, arquitecto

Audio de la entrevista
«Una reserva de argentinidad». Así describió el arquitecto Daniel Carmuega a Olta. El Director de la revista nacional de la construcción Vivienda visitó el pasado 13 de junio esa localidad riojana, en el marco del concurso nacional de ideas Vivienda Joven.
Carmuega dice que lo llevó a organizar estos concursos para alumnos universitarios y de nivel medio, el comprobar que se había producido una fractura entre la universidad y la realidad social argentina.
«El concurso es sólo una excusa para que puedan percibir una realidad muy distinta y proponer ideas», dice el director de Vivienda.
Y continúa: «Hay una reserva de argentinidad aquí en Olta. Los valores en esta tierra están en la amistad, en el respeto al prójimo. Aquí no hay egoísmos ni consumismo»
Al analizar los desafíos a encarar en Olta, sostiene: «Veo en esta zona de La Rioja dos problemas complejos. El primero, las distancias entre los pueblos que componen esta región; y el segundo, la falta de agua»
El arquitecto Daniel Carmuega hizo estas declaraciones en el programa de radio A vos, Ciudad que trató en forma monográfica este concurso y que se emitió en duplex, entre SFVC y Olta, el pasado sábado 13 de junio de 2009.
Sugerimos visitar el Blog de Daniel Carmuega.

¿Por dónde pasa el desarrollo?

La transformación de Poblenou en un distrito innovador.

La transformación de Poblenou en un distrito innovador.

En la Escuela de Arquitectura de La Rioja, un grupo de alumnos está trabajando en el concurso organizado por la revista Vivienda, sobre el desarrollo de un corredor turístico-cultural en el sur riojano.

Por tal motivo se generó en los talleres un debate sobre cómo hacer para que pequeñas comunidades de nuestro país, en las que viven miles de jóvenes que no tienen futuro y que los lleva a emigrar a las grandes ciudades, también sin futuro, puedan intentar un camino alternativo que los lleve a ser felices.

Mucho puede hacer la arquitectura para ayudar a solucionar estos problemas. Ya lo decía el arquitecto Eduardo Sacriste: “un arquitecto debe ser capaz de proyectar y resolver correctamente problemas no complejos de arquitectura; debe tener sensibilidad plástica, conciencia social y un grado de cultura acorde a su nivel universitario”

Al releer el pensamiento del maestro, destacamos aquello de la “conciencia social” que lleva a los profesionales a poder tomar una posición, como lo hicieron los maestros del Movimiento Moderno con los problemas que enfrentaba la humanidad en las ciudades de comienzos del siglo XX, producto del “progreso” –léase irónicamente– de la revolución industrial.

No hace mucho, se emitió por televisión un documental sobre las comparaciones del cultivo de la papa en EE.UU. y en Sudamérica. Mientras en el país del norte los agricultores producen miles de toneladas de una sola variedad de papa –todas de igual tamaño para venderlas a las cadenas de comidas rápidas– requiriendo para ello invertir grandes cantidades de dinero en fertilizantes y plaguicidas con el consiguiente endeudamiento en el banco y una mala calidad de vida que los lleva a la quiebra financiera y moral, en Latinoamérica pasa todo lo contrario.

En muchos pueblos andinos, se cultivan cerca de quince variedades de papa y los originarios se juntan una vez al año –con una gran celebración mediante– a exhibir y vender sus productos, concurriendo la gente con sus mejores ropas, bailando, bebiendo y agradeciendo a la madre tierra el acompañarlos.

¿Por dónde pasa el desarrollo, entonces? Ésta es la pregunta que se hacen muchos jóvenes hoy en día…

El [email protected]

En la ciudad de Barcelona se viene desarrollando desde hace algunos años el proyecto [email protected], constituyendo un modelo de emprendimiento con una gran carga de creatividad, permitiendo, fundamentalmente a los jóvenes, la posibilidad de desarrollarse.

Esta iniciativa transformó el suelo industrial degradado del barrio Poblenou, en un distrito innovador que ofrece espacios modernos para la concentración estratégica de actividades intensivas en conocimiento, aprovechado fundamentalmente por los jóvenes.

Esta experiencia catalana es, a su vez, un proyecto de renovación urbana y un nuevo modelo de ciudad que quiere dar respuesta a los retos de la sociedad del conocimiento.

La convivencia de estas empresas innovadoras y dinámicas con las actividades de proximidad del barrio, como comercio, pequeños talleres, servicios, configuran un rico tejido productivo. Este entorno favorece las sinergias de conocimiento y los procesos de innovación y permiten mejorar la competitividad del conjunto empresarial y la calidad de vida de los ciudadanos que viven y trabajan en el distrito [email protected]

Este proyecto y seguramente muchos otros llamados “ecosistemas productivos» –de los que hablaremos en otra columna– son de un gran valor para tenerlos en cuenta a la hora de pensar en el desarrollo de una ciudad o una comunidad. Producen un efecto “contagio” muy positivo, permitiendo a la gente joven no pensar que el futuro pasa sólo por tener un empleo público, sino, más bien, por ser emprendedores, con el apoyo de un Estado presente para incentivarlos.

Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE