::: MENÚ :::

Categoría / Cultura

  • Ago 18 / 2009
  • 3
  • Arquitectura, Cultura, General

La arquitectura como instrumento de cura

Solarium del Sanatorio para tuberculosos en Paimio, Finlandia (1929)

Solarium del Sanatorio para tuberculosos en Paimio, Finlandia (1929)

En otras entradas mencionamos al arquitecto finlandés Alvar Aalto (1898–1976) representante del Movimiento Moderno escandinavo. Él sostenía que: “la escala humana del arte de construir, es decir, esta región humana de la arquitectura, puede ser centrada tanto en el lado físico como en el lado espiritual del hombre y tal vez, en nuestros días, sobre ambos. Esta claro que la construcción debe ser pensada desde el interior hacia el exterior, pero esto significa que los pequeños detalles en los cuales el hombre deberá estar en contacto directo, forman como el sostén o tejido celular, del cual nace poco a poco tejido constructivo…”

Era impensable que algún arquitecto de Finlandia en 1929, pudiera ganar un concurso para construir en Paimio –con los preceptos del Movimiento Moderno– un sanatorio para tuberculosos. Pero al darle el jurado el primer premio, abrió el camino de las nuevas ideas para Finlandia, dejando en claro que la “nueva arquitectura” también podía “ser sensible” con estos edificios para la salud.

Con el tiempo vamos entendiendo que el edificio sanitario pudo resolverse como lo hizo –con gran sensibilidad al enfermo que debía pasar meses en una cama– ya que él mismo estuvo internado en un hospital cuando joven durante un par de años. Jurado y experiencia hicieron su trabajo, para cambiar la historia de la arquitectura de ese país.

Lo que acabamos de contar someramente, lo explicó Aalto, en noviembre de 1951, en una conferencia que dio en el Colegio de Arquitectos de Madrid y que ahora transcribimos:

“Antes de hacer el Sanatorio de Paimio, caí enfermo y tuve que permanecer durante tres años en un hospital. Este edificio estaba pensado por hombres en posición vertical, los cuales no tomaban en consideración a los hombres en forzosa posición horizontal que iban a alojarse en él.

“Por ejemplo, mi habitación tenía una lámpara en el centro del techo ¿Saben qué tortura supone la diaria contemplación desde la cama de aquella luz? Para una persona sana, esto pasa inadvertido; pero, para un enfermo, constituye una tremenda tortura. Aquel edificio –no importa qué otras buenas condiciones reuniera– era un fallo, porque no partía de la fundamental: el hombre.

“En el sanatorio que proyecté, la luz se dispuso, para la comodidad del enfermo, detrás de su cabeza, de modo que a él no le molestara cayendo tangencialmente a su espalda.

“El techo, blanco, del hospital donde estuve enfermo era, asimismo, muy desagradable. En el sanatorio hicimos distintas pruebas de colores, hasta llegar a un gris verdoso, que fue el que se adoptó.

“La calefacción se dispuso en el techo, por paneles y encima de la zona de los pies del enfermo. Una persona con fiebre tiene la cabeza cargada y el calor allí le molesta; los pies, en cambio, suelen estar fríos. Colocando los paneles de calefacción en la forma que indico, se atiende a dar mejor solución a estas necesidades”

Luego de leer los pensamientos del maestro –explicados en la conferencia de Madrid– vemos cómo “el mundo en el cual se vive” constituye, por ejemplo en Paimio, una parte importante de la terapéutica, mientras la estancia del enfermo y su orientación presentan un dato de interés para juzgar cómo la construcción se adapta a su función de “instrumento de cura”. Ejemplo éste bien patente de cómo se traduce en realidad el interés humano de Alvar Aalto.

En Paimio, en efecto, la atmósfera era de paz absoluta creada por una arquitectura cálida en medio de un bosque, constituyendo la condición fundamental del lento proceso de curación y de la confiada y necesaria espera. La posición de la luz, de las ventanas, los colores, la misma forma de los lavabos, estudiada cuidadosamente para que no produzcan ruido, son todos elementos de una composición en la que se ha puesto toda la capacidad “para proyectar cuanto era posible, con los medios del arte de construir, para el pequeño hombre, en este caso hasta infeliz y enfermo…” como decía él.

Los edificios en altura y la estructura ósea.

El edificio Seagram está retirado con respecto a la Park Avenue.

El edificio Seagram está retirado con respecto a la Park Avenue.

Los edificios en altura, tal cual los vemos hoy en día, mucho tiene que ver en la evolución que han experimentado, las investigaciones que hizo el arquitecto moderno Mies van der Rohe.

El arquitecto alemán emigra a Estados Unidos al comenzar la segunda Guerra Mundial –perseguido por el nazismo por sus ideas– y desarrolla en el nuevo mundo los edificios en altura más interesantes que se hayan construido en los tiempos recientes.

Mies, cuando niño, iba a misa con su mamá a una catedral gótica en Aquisgrán y se pasaba el tiempo, mientras el cura daba su sermón, viendo la estructura de esa iglesia y su tierno cerebro ya había comenzado a pensar…

Con el tiempo comprendió la importancia de la estructura de estos grandes edificios religiosos comparándolos con la estructura ósea de un gran animal. El esqueleto es fundamental para sostener todos los órganos del cuerpo…

Aquí podemos refutar a los detractores del Movimiento Moderno, que sostienen que su arquitectura fue fría y que no tenía en consideración a la gente que vivía en sus edificios. Mies recurre nada menos que a la biología para establecer sus comparaciones con la arquitectura…

Llevando a la práctica sus ideas

Entre 1954 y 1958 diseña y construye en Nueva York el edificio Seagram. Este rascacielos de 39 pisos está situado en Park Avenue, en pleno barrio de negocios de Manhattan. El edificio está retrasado con respecto a la alineación de las demás construcciones, se levanta sobre una terraza que lo rodea y está delimitado por la avenida y dos calles laterales. Esta solución da una majestuosidad extraordinaria al edificio.

El esqueleto de acero u hormigón armado constituido por elementos rectos habrá de seguir en uso por su eficiencia, economía y facilidad constructiva. La jaula rectangular que definió Mies –aun teniendo en cuenta las limitaciones que implica desde el punto de vista de la expresión escultórica de la obra arquitectónica– habrá de regir las formas de la mayoría de nuestros edificios por muchos años.

La estructura de hierro está revestida desde la planta baja, de un muro cortina de bronce y vidrio de color tabaco que lo protege del sol. El aspecto elegante del bronce es extraordinario. En la planta baja, los materiales utilizados son losas de granito para el suelo y la terraza y placas de travertino para las capas del ascensor.

Pero más allá de esta somera descripción del edificio, hay que destacar la plaza que deja sobre la Park Avenue. Este espacio cedido al uso público –en un sector de la ciudad en el que los terrenos son los más caros del mundo– demuestran una sensibilidad muy especial que lo distingue de otros profesionales que hicieron un uso intensivo especulativo de la tierra del lugar. Otra vez refutamos a los detractores del MM con este ejemplo…

Werner Blaser en su libro titulado Obras y Proyectos de Ludwig Mies van del Rohe, escribe sobre sus edificios:“El tipo de edificios de oficinas se adoptó en el mundo entero porque suponía economía de materiales y flexibilidad en cuanto a la distribución. Mies fue un maestro en el empleo de la construcción en hierro y vidrio, ya que consiguió adecuar la ordenación económica de los materiales. Pero aún fue más lejos: perfeccionó la estructura hasta convertirla en una creación de perfecta elegancia. Las investigaciones de Mies van der Rohe han alcanzado la categoría de perfección que él mismo había apreciado en las obras clásicas del pasado. Inspirándose en la mentalidad de nuestro tiempo, no ha dudado en consagrar el mismo celo a la expresión plástica y a la corrección técnica”

Dibujo de Mies de la plaza de acceso

Dibujo de Mies de la plaza de accesoPlanta baja del edificio con la plaza de acceso.

 

Vista general del Seagram.

Vista general del Seagram.

 

Planta baja del edificio con la plaza de acceso.

Planta baja del edificio con la plaza de acceso.

  • Jul 06 / 2009
  • 1
  • Arquitectura, Ciudad, Cultura

Centralidad y periferia de SFVC

El agua vincula y caracteriza el Parque de las Naciones en la ciudad de San Luis.

El agua vincula y caracteriza el Parque de las Naciones en la ciudad de San Luis.

El pasado sábado 4 de julio, en el programa de Radio Unión “A vos, Ciudad”, celebramos 16 años de permanencia en el aire y los 326 años de la fundación de SFVC.

Contamos en dicha oportunidad con la presencia de vecinos notables en sus actividades, como la Presidenta del Centro Vecinal del barrio Santa Marta, Angélica Rebolledo; el Presidente del Concejo Deliberante de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, Dr. Simón Arturo Hernández y los arquitectos Ricardo Palacios Y Rafael Dalmaida.

Durante dos horas se entabló una interesante charla, café mediante, sobre los problemas y virtudes de SFVC y fundamentalmente sobre la visión que tienen los vecinos sobre la centralidad y la periferia de nuestra ciudad.

Angélica Rebolledo nos contó el trabajo de los vecinos, de un sector del sur de la ciudad, que quieren dejar de pertenecer a un asentamiento, para vivir en un barrio. La dirigente barrial dijo sin prejuicios, cómo le “enseñan” al funcionario municipal a cambiar los zapatos bien lustrados por las zapatillas, para caminar el barrio. “Al dejar el escritorio, las soluciones llegan más pronto para los vecinos” sentenció la mujer.

El presidente del Concejo Deliberante detalló su experiencia de convivir con colegas de otra generación y que lo llevó a bosquejar la conformación de un “Consejo de Niños” en la ciudad. Hernández presentó un proyecto de ordenanza con una interesante iniciativa, planteando que los niños puedan ejercer su derecho a ser escuchados y participen activamente en la vida democrática y la transformación de la ciudad, a partir de la generación de proyectos que serán gestionados en instancias gubernamentales y promoviendo la inclusión de la perspectiva de los niños como sujetos de derecho.

Los dos arquitectos que estuvieron es este programa especial hablaron de arquitectura, con todo lo que significa esta palabra para la ciudad.

En primer lugar, Dalmaida reflexionó sobre el crecimiento que experimentó SFVC a lo largo de las últimas décadas, sobre todo a partir de mediados de los setenta y potenciado a partir de los noventa. El profesional sostiene que hasta fines de los sesenta en SFVC “se respiraba otro aire” y que el patrimonio arquitectónico y la idea de una ciudad homogénea, estaban todavía presentes. La ciudad era, lo que hoy es el centro.

El crecimiento norte-sur de SFVC trajo como resultado una gran extensión de la trama urbana con baja calidad de servicios y construcción. En cambio, el crecimiento este-oeste, fue más acotado, con un mejor nivel de los mismos, comparativamente.

Palacios coincidió con Dalmaida en que, a partir de los setenta, en la ciudad se produce un cambio negativo ya que, al cerrarse el Paseo de la Alameda y al abandonar la “cultura del agua heredada de los originarios”, se renuncia al “modelo”. El arquitecto plantea que hay que construir más parques en la ciudad: uno en el norte y otro en el sur, con otros dos más, tomando al río Del Valle, al este, y el río Tala, al oeste.

Los espacios públicos abiertos son fundamentales para generar condiciones de igualdad entre los vecinos. Y sino, veamos el éxito del recientemente inaugurado Parque de los Niños en SFVC o el caso del Parque de las Naciones, en la ciudad de San Luis.

Quizás con todo lo que se expuso en la mesa debate, podemos llegar a pensar que el historiador Luís Horacio Navarro Santa Ana está en lo cierto cuando dice que “los vecinos, con cada una de nuestras acciones cotidianas, refundamos cada día nuestra querida SFVC”

  • Jun 30 / 2009
  • 5
  • Arquitectura, Cultura, General

Recordando a los arquitectos

La Villa Savoye en Poissy, Francia, en la que están presentes los principios de la arquitectura moderna de Le Corbusier.

La Villa Savoye en Poissy, Francia, en la que están presentes los principios de la arquitectura moderna de Le Corbusier.

El 1 de julio, celebramos el Día del Arquitecto. Por tal motivo, queremos saludar a los colegas, recordando a tres grandes maestros del Movimiento Moderno: Le Corbusier, Mies van der Rohe y Frank Lloyd Wright.

Peter Blake al escribir, en la década del sesenta del siglo pasado, una biografía de los tres, define al suizo-francés Le Corbusier como el “maestro de la forma”, al alemán Mies como el “maestro de la estructura” y al norteamericano Wright como el “maestro del espacio”

Estos profesionales forman el selecto grupo de arquitectos que, a comienzos del siglo XX, revolucionaron la forma de encarar la construcción de los espacios para el desarrollo de la vida del hombre. Por supuesto, que otros arquitectos también contribuyeron a la aplicación en la realidad de estos nuevos conceptos.

Pero como dice Blake, Le Corbusier, Mies y Wright, con sus personalidades tan diversas y de distinto origen cultural, representan las grandes tradiciones del mundo occidental. Le Corbusier es el heredero de la clásica tradición del Mediterráneo. Mies gustaba referirse a la poesía estructural de la tradición gótica. Y Wright fue el eterno anárquico, el defensor de la libertad absoluta, el heredero de los ideales de la Revolución norteamericana.

Para estos maestros, la arquitectura es simplemente “un lenguaje de expresión de ideales de un mundo mejor”. Los tres fueron atacados e ignorados, hasta que años más tarde, sus contemporáneos, comprendieron que habían tratado de manifestar un mensaje valioso.

El mensaje para los más jóvenes

Quizás conviene decirles a los colegas más jóvenes –que están en su búsqueda intuitiva de llegar a concebir una mejor arquitectura y propender con su obra a hacer una ciudad mejor– una reflexión categórica de Mies: “La arquitectura es la voluntad de una época traducida a términos de espacio; viviente, cambiante, nuevo…”

La voluntad de una época… Y Mies nunca se consideró más que un instrumento de la voluntad de su época, como los arquitectos del pasado, que se consideraron instrumentos de la voluntad de la suya. Como seguramente lo fue el arquitecto Luis Caravati, nuestro gran maestro, en la hermosa SFVC que él construyó.

Para los más jóvenes, que están aun con los ideales de una formación continua, que a medida que pasa la vida no se debe abandonar, está bueno recordar algunas palabras que dijo unas semanas antes de su muerte, Frank Lloyd Wright.

El maestro norteamericano, dio una clase y al final de la misma, uno de sus discípulos le preguntó: “¿Qué es fundamental para el arquitecto de alma? ¿Qué necesita?” A lo que respondió: “Debe tener salud, debe tener fuerza –fuerza de voluntad ante todo– poder intelectual, poder muscular. Debe conocer la vida y debe conocerla mediante el estudio”. El joven alumno retrucó con lo siguiente: “¿Y cómo se logra estudiar la vida?” A lo que el maestro respondió: “Viviéndola… Vivir la vida… significa estudiar especialmente la Naturaleza… Ustedes tienen la oportunidad de plasmar y determinar la forma de las cosas que vendrán. Ustedes son los cinceladores de formas y los conocedores de formas o no serán arquitectos verdaderos. Pero formar un arquitecto así lleva tiempo…”

  • Jun 24 / 2009
  • 0
  • Cultura, General

Software Libre, Catamarca Libre (en Radio)

Los sábados a la mañana -en el programa de radio Unión «A vos, Ciudad»- Arnaldo de la Colina y Flavio Espeche tienen su espacio de difusión sobre el Software Libre y su impacto social. Abarcan temáticas como: Ubuntu, OpenOffice, música libre (Jamendo), herramientas SL para profesionales, etc.
Durante aproximadamente 10 minutos, nos llevan a un mundo desconocido para muchos , pero que es el futuro. En sociedades un poco conservadoras como las nuestras resulta un poco extraño. Es normal que le tengamos miedo a lo desconocido, pero el software libre como filosofía es «re-copado» como dicen los jovenes ya que «nos libera», cambia nuestro «chip» y vemos la vida de otra manera en el uso del sofware para nuestra compu.
Entren y miren lo que han escrito sobre nuestros columnistas en: ubuntu-ar

Páginas:1...1516171819202122
Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE