::: MENÚ :::

Categoría / Cultura

Hay que cuidar el alma de las ciudades

Leonardo Combes, arquitecto.

Leonardo Combes, arquitecto.

El responsable del Laboratorio de Sistemas y Diseño de la Facultad de Arquitectura de la UNT, Leonardo Combes, no le escapa a la polémica.

Locuaz, discutidor, el arquitecto Leonardo Combes afirma con tono vehemente que lo que les da encanto a las ciudades – y a los edificios -es “el alma”. Un alma de la que Tucumán se ha desprendido, opina él, con el tono polémico que él sabe que despiertan sus opiniones entre sus colegas y discípulos que, sin embargo, lo respetan. Viajero con mucho millaje sumado- ha trabajado en Argelia, en Francia, conoce al dedillo cada recoveco de la vieja Europa -Combes opina que el “alma” de las ciudades no tiene que ver tanto con la grandilocuencia de sus construcciones como con la preservación de una identidad que no sólo es es edilicia sino, también, histórica y social.

-¿La arquitectura es arte u oficio?
-Es una pregunta clave. El punto es: qué es la arquitectura.La arquitectura es un concepto muy abstracto,casi como los universales en Filosofía, que abarca una inmensidad de cosas; objetos físicos, conceptos, palabras; y eso se corporiza en los edificios. Sin edificios no habría arquitectura; sin embargo, el edificio no es la arquitectura; es el edificio. A ese edificio hay que diseñarlo; y aquí viene la diferencia entre arquitectura y diseño; uno tiene una idea en la cabeza que se corporiza a través del diseño; en el fondo hay un oficio, que es el diseño, y hay una creación, que es la de la concepción. La mayoría somos diseñadores; los arquitectos son Wright, Van der Rohe, Gehry. Nosotros tratamos de seguir el camino que ellos han abierto.

-¿Hay arquitectura en Tucumán?
– Edificios, hay. El problema es a qué le estamos llamando arquitectura. En Tucumán no hay concepción. Ni siquiera Sacriste concebía. Sacriste era un buen diseñador que estaba representando, reconfigurando, los mandatos del mundo moderno. Pero no hay una arquitectura. Hay un conjunto de cosas que se llaman arquitectura. Pasa que ponemos el Guggenheim o la Opera de Sydney, y los usamos como parámetros de comparación. No sé si queda claro: alguien concibe, y da el modelo, y hay otros que hacen una variación sobre ese modelo. O sea, sólo diseñan. Y esos somos nosotros. Y somos bastante malos porque en la facultad no se enseña a diseñar. Pero lo que ha cambiado es la Universidad, en todo el mundo. A pesar de todo, la nuestra es una buena facultad, y nuestros egresados están trabajando en todo el mundo. El laboratorio de Sistemas y Diseño -que es mi chiche, y donde hay un montón de computadoras- es un lugar de investigación: allí se intenta enseñar a diseñar con la computadora. No sólo a dibujar. Lo difícil es diseñar, y a eso tratamos de llevarlo al estudiante.

-¿Cómo explica que haya una buena Facultad de Arquitectura, y que eso no se refleje en la ciudad?
-Son otros tiempos. El Tucumán que yo conocí hace 50 años todavía tenía una forma personal, que le venía de cuando Tucumán tenía un destino, una meta: tenía líderes a quienes se escuchaba, y sabía hacia dónde iba. Hoy, Tucumán es pichuleo. Vea lo que está pasando en Yerba Buena.

-¿Qué está pasando ?
-Era un lugar que estaba consolidado, que tenía un destino. Como lo tenía Tucumán en 1916, cuando se construyeron el Colegio Nacional o el conjunto de edificios en la avenida Sarmiento. Y esa ciudad que tenía un destino, que se reflejaba en sus casas, fueran lo que fueran, casas de estilo ecléctico, hechas por constructores italianos, un estilo bastante modesto, pero tenía su sabor. Los arquitectos la hemos masacrado a la ciudad.

– ¿Hay algo rescatable en Yerba Buena?
-Yo creo que va camino a la destrucción. Es un fenómeno ineluctable, porque las ciudades crecen destruyéndose a sí mismas. Y eso es un fenómeno urbano.muy conocido. Pero en Tucumán hemos perdido la cultura. Y eso es lo que le pasa a la Universidad, que ha dejado de ser culta. Por eso es que ya no es una Universidad. Es una institución técnica, porque no facilita que haya artes, sino que enseña oficios. Y el gobernante, hoy en día, es un bruto. Pero no sólo lo es el gobernante: porque él llama a sus técnicos, y les dice: “hagamos tal cosa”. Los técnicos que están trabajando en Yerba Buena están destruyendo a la ciudad. Muchos de ellos son discípulos míos, y los quiero mucho, y los insulto malamente. Esta mano (se señala la mano derecha) es la culpable: córtenla. Lo que pasa es que el tucumano es pichulero. Mire lo que han hecho con el Shopping de el Bajo. No era una cosa maravillosa, pero tenía su presencia. Qué han hecho: lo destruyeron, pichuleando, poniendo un negocio más, y otro. Eso representa a Tucumán, y eso está pasando en Yerba Buena. Porque este lugar tenía personalidad, tenía sabor. Yerba Buena tenía esa cosa semirrural , y la gente hacía su casa porque le gustaba el verde, aun cuando no hubiera cloacas; los pájaros han emigrado, y a los grillos, si los hay, ya no se les oye el canto, porque queda opacado por el ruido de las bailantas, o de las discotecas, o de los autos.

-¿Qué opina de la discusión sobre el Abasto?
-El Abasto no es ninguna maravilla; pero es lo que tenemos. Y si lo reciclamos, lo pintamos…Pero , además, lo que tiene es un alma. La Casa Histórica, lo que tiene es un alma. Cuando uno se para enfrente, todos los congresales de la Casa, como fantasmas, se nos meten adentro. Y para mucha gente no es así, pasan por delante sin verlos. Pero para el turista que se para frente a la Casa, sí lo es. Y era lo que pasaba con el Abasto. Los que hemos ido durante años a comprar verduras con la bolsita recordamos que era tan hermoso ver por la mañana esas carretas llenas de verduras, y con esos bares en lo que había olor a churros. Hay un alma de las cosas que no debe ser destruida. Tucumán, después de esa época en la que hubo gente que tenía alma, aparte de perder el rumbo, se mediocrizó.

LEONARDO COMBES
Arquitecto. Profesor Titular de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT, donde es el responsable del Laboratorio de Sistemas y Diseño. Es un investigador permanente en el área de la computación y de la programación. Ha sido un pionero en la introducción del uso de la computación en la práctica de la arquitectura. Ha trabajado dos años en Argelia, donde hizo mucha obra pública, y cinco años en Francia. Tiene tres hijos y una nieta.

 Nota publicada en el diario La Gaceta de Tucumán

  • Jun 16 / 2009
  • 1
  • Cultura, General

El Louvre, un museo modelo

Turistas fotografiando la Mona Lisa de Da Vinci.

Turistas fotografiando la Mona Lisa de Da Vinci.

En los años ochenta, Robert Hughes, crítico de la revista Time, advirtió que las principales víctimas del supermercado de arte serían los museos, porque ante la tentación de cifras descomunales, los donantes harían mutis por el foro. Y así fue. Obras cedidas en calidad de préstamo, como Los lirios, de Van Gogh, o el Retrato de Cósimo de Médicis, de Pontormo, fueron retiradas por sus dueños y enviadas a subasta y lograron, en ambos casos, precios récords. Sin embargo, ésta es sólo una cara de la moneda, la otra vincula la escalada imparable del arte al crecimiento exponencial de la audiencia. Nunca los museos tuvieron tanta adhesión del público, llegando a la instancia actual que los convierte en atracciones turísticas, con el beneficio que este caudal de visitantes supone en la «taquilla» y en la rentabilidad de las inversiones hechas en infraestructura y en adquisiciones. En esta nueva misión, ganaron aquellas instituciones que midieron sus gastos como una inversión para posicionarse en las preferencias de los viajeros culturales. El caso más conocido es el MoMA de Nueva York, que gastó más de 600 millones dólares en la ampliación de su sede y subió el valor de la entrada a 20 dólares. Pero el ejemplo más interesante es el del Museo del Louvre, actualizado este fin de semana por Souren Melikian, en el Herald Tribune. El hábil viraje dado en la conducción por su director, Henri Loyrette, se basó en dos pilares: ampliar la audiencia y acrecentar las colecciones. Los resultados están a la vista. Cuando Loyrette asumió la dirección en 2001, el Louvre tenía cinco millones de visitantes, hoy son más de ocho. El 20 por ciento de la recaudación se destina a la compra de obras. El Louvre recibe sólo el 47% de su presupuesto del Estado, sostiene su expansión con los beneficios de taquilla, acuerdos con empresas, alquileres para eventos y convenios con museos extranjeros. Quienes se rasgan las vestiduras al oír la palabra negocio asociada con el arte deberían tomar nota de la enseñanza de Loyrette: de tener una interna gremial de difícil manejo, hoy es saludado con sonrisas por sus empleados. La planta estable es de 2100 personas y, desde 2003, se ocupa de lograr rentas de bajo costo para empleados de menores recursos. Esta campana internacional debería repicar en oídos más cercanos. Está todavía fresco el episodio de marchas y contramarchas planteado entre el director del MNBA, Guillermo Alonso, y el secretario de Cultura, José Nun, por la compra de un Berni en el último arteBA.

Publicado en el diario La Nación

Pensando el país desde Olta

El sábado pasado, hicimos el programa de Radio Unión “A vos, Ciudad” en dúplex desde la ciudad de Olta, en la hermana provincia de La Rioja. En esta ocasión se pudo escuchar la iniciativa que está llevando a cabo la revista nacional de la construcción “Vivienda”

Esta publicación organiza un concurso nacional de ideas llamado «Vivienda Joven» –como lo hicieron en 2007 con la “Ruta del Adobe” en Catamarca– para el desarrollo de un corredor turístico-cultural en el sur riojano.

Los estudiantes de las escuelas técnicas de nivel medio, como los de las facultades de arquitectura de las universidades nacionales, pueden participar proponiendo ideas, según los grados de complejidad que se pide para cada caso.

Los directivos de la revista saben que los estudiantes trabajan mucho por sus ideas y que las autoridades nacionales, provinciales o municipales y la comunidad toda va a agradecerlo y hasta a tentarse con la posible realización de algunas de las mismas.

Como dice el director de la revista, arquitecto Daniel Carmuega: “el fin del concurso es que los estudiantes piensen ideas sobre el desarrollo del país. Que hablen del país y de qué país queremos. Que pensemos todos juntos, durante todo un año en un mismo lugar y que hagamos sentir querido a ese lugar, que en este caso es Olta y los Llanos de la Rioja…”

Olta es la ciudad cabecera del departamento General Belgrano. Con aproximadamente 8.000 habitantes, se ubica en el centro oriental de la provincia de La Rioja, destacándose por la actividad agrícola y el turismo. Es el «Oasis de los Llanos Riojanos». Se encuentra en las nacientes de las Sierras de los Llanos, en un bolsón de clima árido, con veranos muy calurosos e inviernos benignos, muy escasas lluvias y a 170 km al sudeste de la capital provincial de La Rioja.

Visitando Olta (en Cacán significa «pozo”, “hoyo» o «pueblo entre lomas») uno puede encontrarse con, al menos, dos hechos muy fuertes y significativos. El primero de ellos tiene que ver con el fuerte sentimiento de federalismo argentino que se respira y el segundo, descubrir que la letra de un famoso tango estuvo inspirada en uno de sus caminos vecinales.

Cuando hablamos del federalismo, recordamos al “Chacho” Ángel Vicente Peñaloza (1796–1863) Caudillo y militar federal argentino, uno de los últimos líderes de esa corriente, alzados en armas contra el centralismo de Buenos Aires. Si el lector visita la ciudad de Olta se encuentra con la casa del Chacho, ubicada en un paraje próximo llamado Loma Blanca. Recorriendo un centro de interpretación instalado en el lugar, se toma conciencia del país que no fuimos, producto de actos descabellados como fue el haber colgado en la plaza pública de Olta –para escarmiento para sus fieles seguidores– la cabeza del caudillo riojano.

Cuando hablamos de música, recordamos que en Olta se encuentra el «Caminito» al que se refiere la letra del famoso tango de Gabino Coria Peñaloza (su madre era nacida en Olta) y Juan de Dios Filiberto. Si bien la música de la canción, le fue inspirada a Filiberto por el conocido pasaje de La Boca, en Buenos Aires, la letra le fue inspirada a Coria Peñaloza en 1903, por el sendero que debía transitar desde su alojamiento circunstancial hasta la casa de María, una joven profesora de música del lugar, de la que el poeta se había enamorado, y que para evitar el escándalo, fue enviada por sus familiares a otro lugar para interrumpir la relación.

En este medio natural y cultural de nuestra geografía argentina, la revista Vivienda hace su propuesta y los estudiantes la toman como un desafío. Seguramente los jóvenes participantes nos demostrarán con sus ideas –como lo hicieron con la “Ruta del Adobe”– que todavía es posible otra Argentina.

  • Jun 10 / 2009
  • 1
  • Cultura, General

Un lamentable top ten de males oceánicos

Los océanos: vastedad de vientos, agua y sal.

Los océanos: vastedad de vientos, agua y sal.

La visión de la aparente infinitud del océano tiene una fuerza y una belleza sensorial que exceden todo intento de descripción. No por nada la primera vez que uno se asoma a esa vastedad de vientos, agua y sal queda grabada como una experiencia imborrable en la memoria y el espíritu…

Sin embargo, al parecer no nos importa mucho la suerte que corra ese tesoro único de nuestro planeta: según diversos estudios dados a conocer con motivo del Día Mundial de los Océanos, que se conmemoró el 8 de junio, estamos ahogando en basura y saqueando sin medida los mares del mundo.

En uno de los informes, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente dio a conocer algo así como el top ten de los desechos. De acuerdo con esta evaluación realizada en 12 regiones del mundo, el plástico, las colillas de cigarrillos y distintas piezas del equipo para pescar están a la cabeza de este ranking de terror.

Hasta el 80% de la basura recogida en algunas de esas áreas correspondió a bolsitas de plástico delgado (como las de los supermercados) y botellas del plástico denominado PET, dos artículos característicos de la vida urbana que infectan los mares y amenazan la vida precisamente en el mismo lugar donde se habría originado: los plásticos se van desintegrando en trozos pequeños que, con distintos compuestos tóxicos adheridos, ingresan en el organismo de animales marinos que los confunden con alimentos. (Otro estudio, realizado en fulmares, ave de la familia de los petreles, descubrió que el 95% tenía trozos de plástico en su estómago.) En otras regiones, hasta el 40% de la basura correspondió a paquetes de cigarillos.

Pero esto no es todo. Esta semana la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) vuelve a subrayar que por lo menos 65 especies del Mar Argentino están amenazadas (los interesados pueden consultar la Síntesis para la Conservación del Mar Patagónico y Areas de Influencia, cuya edición digital se obtiene en www.marpatagonico.org/libro ) y que en sólo 20 años el stock de adultos de merluza común, nuestro principal recurso pesquero, se redujo un 70%. «Si esta tendencia se agrava o continúa, la especie más cercana a la extinción no será la merluza, sino el pescador y las empresas que se dedican a su captura», advierte Guillermo Cañete, de FVSA. Algo similar a lo que podría ocurrir con la humanidad en su conjunto si se descuidan los océanos.

Publicado en el diario La Nación

  • May 29 / 2009
  • 1
  • Arquitectura, Cultura, General

La Biblioteca del Colegio de Arquitectos de Cataluña

En primer plano, a la derecha, la sede del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Atrás, su biblioteca.

En primer plano, a la derecha, la sede del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Atrás, su biblioteca.

Cuando un arquitecto llega a Barcelona y comienza a familiarizarse con la ciudad y su arquitectura, uno de los lugares que no debe dejar de visitar es la Biblioteca del Colegio de Arquitectos de Cataluña. Ubicada en el tercer piso de la calle Arc número 1, en la Plaza Nova, a corta distancia de la Rambla y de Plaza Cataluña.

En el salón de lectura -con vistas a la plaza y a la catedral de Barcelona, perfectamente climatizado y con una correcta disposición de la luz natural y artificial- podemos ver en las estanterías sólo el cuarenta por ciento de los miles de libros y revistas que posee esta institución. La mayoría del material de consulta se halla celosamente guardado en los depósitos. Un catálogo automatizado permite acceder a los libros inmediatamente y el personal que trabaja en la Biblioteca, está siempre atento a las inquietudes que tiene el lector.

En la Biblioteca es común encontrarse con arquitectos, alumnos de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, que están escribiendo sus tesis para el doctorado y a los profesores de éstos, como Josep Quetglas que en la contratapa de su libro «Pasado a limpio II» dice:

«En la Escuela tienes a los mejores profesores. Cualquiera puede ir a escucharlos, no importa curso ni horario. No pasan lista.
«Se sabe inmediatamente que son los mejores, porque siempre están ahí cuando los necesitas -apenas llegas y ya están a punto de empezar, sin faltar ningún día, sin nunca llegar tarde-. Porque hablan a tu nivel, no son de esos que esconden su inseguridad tras un lenguaje oscuro. Y porque, como más sabes, más te dicen. Nunca se cansan de dar clase, no envejecen, no tienen la cabeza puesta en su despacho o en el escalafón. No conspiran entre ellos. Sólo viven para enseñarte arquitectura.
«¿Qué de cuál Escuela estoy hablando? De la tuya.
«¿Qué quiénes son esos rara avis? No, no son ninguna minoría, son, al contrario, la mayoría de tus profesores. ¿Quieres nombres? ¿El curso acaba y aún no te has apuntado sus nombres en el horario? Son Le Corbusier, Aalto, Siza, Wright, Mies, Loos, Ruskin, Hejduk, Smithson… Esa es la gente que da clase en tu Escuela. ¿No lo sabías? Sí: te están esperando en la Biblioteca, para darte clases particulares.
«Cada día, al llegar a la Escuela, decídete: -«¿Con quién voy hoy a clase, con Aalto o con el de Urbanismo, el de Proyectos, el de Historia…?»
«Escoge. Deserta las aulas. No vayas a clase. Que queden vacías. Ve a la Biblioteca -ellos te esperan…»

La Biblioteca fue creada en Barcelona por la Asociación de Arquitectos de Cataluña, en el año 1980, sobre una propuesta de Joseph Vilaseca (1848-1910) Éste era un arquitecto nacido en Barcelona, catedrático de la Escuela de Arquitectura y Presidente de la Asociación de Arquitectos. El Colegio de Arquitectos como continuador de la Asociación, se hace cargo de la Biblioteca que ha adquirido una relevante importancia gracias en parte a las donaciones continuadas de arquitectos colegiados y en particular de arquitectos como Catá, Folguera, Munné, Viladevall, Llongueras y Quetglas.

«La Biblioteca del COAC», como acostumbran a llamarla los arquitectos en Barcelona, cuenta con libros, revistas, CD-Rooms, artículos de prensa y videos sobre arquitectura en el sentido más amplio. Tiene áreas de Planeamiento, Tecnología de la Construcción, Teoría e Historia de la Arquitectura y Diseño y Artes Plásticas.

Para tener una idea de la cantidad de material con el que cuentan para consulta, podemos decir que solamente en libros, la biblioteca tiene en la actualidad aproximadamente 74.000 volúmenes en la sede de Barcelona, sin contar los de las subsedes de las ciudades catalanas de Tarragona, Girona, Lleida y Tortosa. El ritmo de crecimiento es de unos 4.000 volúmenes anuales y posee una significativa colección de libros antiguos.

En cuanto a las revistas, la biblioteca recibe anualmente 208 títulos de revistas de todo el mundo y además tiene un fondo muy notable de 715 revistas antiguas ya no publicadas o de corta duración.
En 1998 se creó una Videoteca de Arquitectura que cuenta con documentos producidos por matriculados del Colegio y de otras adquisiciones de diversas productoras.

Una mención especial merece el Archivo Histórico. Éste se creó en 1969 para preservar los ejemplares antiguos que poseía el Colegio provenientes de la Asociación de Arquitectos e iniciar después una colección sistemática de todos los archivos de los arquitectos catalanes notables.

El interés por preservar, catalogar y difundir el patrimonio arquitectónico de Cataluña se materializa en las funciones de este archivo histórico. La generosidad de los donantes a través del tiempo ha permitido contar con un fondo de documentos imprescindibles para cualquier estudio sobre arquitectura catalana de los siglos XIX y XX.

El Archivo Histórico conserva en sus dependencias documentación procedente de donaciones de archivos profesionales, colecciones facilitadas, trabajos de defensa del patrimonio arquitectónico, etc. La documentación abarca desde finales del siglo XVIII hasta la actualidad, estando presentes la totalidad de tendencias y estilos arquitectónicos practicados en Cataluña.

El acceso a la Biblioteca es libre para arquitectos colegiados, amigos o simpatizantes del Colegio de Arquitectos. Para los lectores que no cumplan estos requisitos, el acceso se permite gestionando un carné anual.

La biblioteca abre durante todo el año de lunes a viernes, cerrando solamente las dos últimas semanas de septiembre por revisión. Los servicios que brinda son: consulta de libros, revistas, CD Rooms, prensa, legislación y normativa, además de préstamos (sólo para arquitectos colegiados, que consta de cuatro libros cada quince días prorrogables), acceso a internet, fotocopias y consultas telefónicas y por correo electrónico. Pueden visitarla en la web en www.coac.net

El arquitecto que tiene previsto viajar a Barcelona, no debe dejar de conocerla, es una experiencia enriquecedora. Esta Biblioteca es un ejemplo que podríamos imitar en Argentina.

Publicado en la página de FADEA

Páginas:1...1516171819202122
Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE