::: MENÚ :::

Categoría / General

  • Oct 07 / 2008
  • 2
  • Ciudad, General

Curitiba y nuestro tranvía

Aprender del sistema de tranvías utilizado en nuestros pagos.

Aprender del sistema de tranvías utilizado en nuestros pagos.

La "humanización" y "optimización" del sistema Curitiba

La "humanización" y "optimización" del sistema Curitiba

Causó revuelo en algunos lectores de esta columna lo publicado algunas semanas atrás sobre el transporte público de pasajeros en nuestra ciudad y la comparación con el modelo creado en Curitiba para tal fin y la implementación de éste en la ciudad de Posadas en nuestro país.

Como dice un amigo “vivimos en un hermoso valle rodeado por un encantador telón de fondo de montañas, pero a veces, olvidamos que también hay vida detrás de ellas…”

La idea de mostrar el “modelo Curitiba” es contar la “conceptualización” y/o “la idea fuerza” sobre cómo hicieron en otra ciudad del mundo para resolver su sistema de transporte público en forma óptima y convertirlo en un ejemplo a imitar. Como nos sirve también comparar, con ejemplos más cercanos, el sistema de peatonalización de las calles de la ciudad de Córdoba y sin ir más lejos, el excelente ejemplo de La Rioja. Que dicho sea de paso: ¿no serán también la puesta en escena del modelo brasilero?

Los “modelos” sólo nos sirven para poner en práctica la “creatividad” a la hora de resolver nuestros problemas urbanos, para transformarnos en ciudadanos más felices. No es para “copiarlo” tal cual.
Seguramente no fue acertado incluir solamente las fotografías que corresponden a paradas de ómnibus de esa ciudad brasilera. La imagen que queda, es la de unos tubos de acrílico sin sentido que no podrían adaptarse a nuestro medio. Pero aún así, en ellas podía “leerse” lo avanzado del sistema de las mismas y la posibilidad de acceso por parte de los discapacitados, sin ningún tipo de barreras arquitectónicas.

Es cierto que deberían haberse incluido otras fotografías en esa oportunidad. Como las que aparecen publicadas hoy y en las que podemos apreciar a una empleada vendiendo los boletos a la gente que ingresa a la parada y cómo el ómnibus se estaciona para permitir el ascenso y descenso de los pasajeros.

La presencia de la señora simboliza la “humanización del modelo” y la gente parada en el tubo, la “optimización del modelo” en tiempos, ahorro de combustible y posibilidad de accesibilidad de personas discapacitadas.

Por supuesto que, en nuestra ciudad, debido al excesivo calor producido por la intensa luminosidad y asoleamiento de los veranos, tendrían que considerarse paradas de ómnibus con la protección correspondiente. Con el agregado de la dificultad de las veredas angostas y la posibilidad que tendría una persona en silla de ruedas para acceder. Pero a no asustarse… les aseguramos que todo resultará de la creatividad que pongamos en práctica…

Los recorridos y el tranvía

Ahora, con respecto a los recorridos de los ómnibus, cuando en la columna pasada comentábamos que “de las estaciones terminales de integración, deben partir las líneas troncales, que avancen hacia el área central de la ciudad, en carriles exclusivos y con coches de mayor tamaño” no estábamos, como dice el refrán popular, “inventando la pólvora”, ya que, hasta que el tranvía fue eliminado en Catamarca, la gente venía de las chacras al centro de la ciudad, por este sistema de transporte.

Recordarán que dijimos que el servicio –que ya funcionaba en el siglo XIX– partía de Piedra Blanca hasta la plaza 25 de Agosto, circulando en la ciudad capital por calles República y Rivadavia. La gente que venía a la ciudad lo usaba perfectamente.

Podríamos comparar, cuando hablábamos del carril único, cómo los tranvías circulaban por una vía. También podríamos comparar, cuando hablábamos de las terminales de integración, cómo la gente llegaba hasta Villa Dolores o Piedra Blanca por sus medios, a caballo, en carretas o caminando y de allí subía a lo que hoy llamaríamos “una línea troncal”.

¡Por lo tanto podría decirse que el “modelo Curitiba” ya existía en nuestra ciudad, sin haberse inventado aún en Curitiba! ¿Qué pasó que retrocedimos?

Las imágenes incluidas hoy, tienden a enfatizar la idea conceptual del “modelo Curitiba” que bien podría considerarse a la hora de resolver de una vez por todas, el transporte público de pasajeros del valle central. En éste se encuentra, recordemos, la ciudad capital de una provincia, que centraliza precisamente, la actividad administrativa y de servicios.

Lo interesante de todo esto es que, a partir de la columna pasada, se generó un debate en los vecinos que es bueno incentivar, para resolver, en forma participativa, los problemas urbanos, como en este caso el transporte público, incentivando su uso y dejando de lado un falso espíritu burgués en el uso del automóvil.

  • Sep 30 / 2008
  • 0
  • General, Turismo

Turismo en SFVC

El stand de la municipalidad en la última edición de la Expolivo.

El stand de la municipalidad en la última edición de la Expolivo.

Folletería turística en la que está presente SFVC

Folletería turística en la que está presente SFVC

Con satisfacción, vemos desde “A vos, Ciudad” cómo comienzan a ser usadas estas cuatro letras. Por dar un ejemplo, citamos el uso que hace la municipalidad de esta ciudad en el diseño de stands para exposiciones, camisetas para los informantes y folletería para ser entregada a los turistas.

Estas son las letras que identifican a nuestra ciudad: San Fernando del Valle de Catamarca. Esta ciudad con nombre español y apellido indígena. Esta ciudad que es Capital de Montaña.

Sacar provecho de las letras iniciales, es muy común en muchas ciudades del mundo. Algunos casos: BCN por Barcelona, MAD por Madrid, BUE por Buenos Aires, NY por Nueva York, etc. Se constituye así en un recurso interesante a la hora de promocionar una ciudad para atraer turistas.

Es así como el uso que le damos a SFVC en esta columna semanal sobre temas urbanos y en el programa de radio “A vos, Ciudad”, comienza a ser aprovechado para bien por los vecinos de la ciudad.

Día del Turismo

Lo que acabamos de comentar viene bien para recordar que el pasado sábado 27 de septiembre se celebró el Día Mundial del Turismo. SFVC no estuvo ausente en el festejo y es así como el Estado Municipal y el sector privado (que presta o vende servicios turísticos en la ciudad) integrantes, ambos, del Consejo Asesor de Turismo, organizaron una serie de actos.

El taller Buenos Anfitriones, que se viene desarrollando desde abril en la ciudad “salió a la plaza”. A partir de las 20 horas en la Plazoleta de la Bandera, los vecinos que pasaban circunstancialmente por allí, se detuvieron a escuchar cómo era nuestra ciudad en el siglo XIX, cuáles son los nombres originarios de las montañas y los ríos que rodean y cruzan la trama urbana o cómo era la sociedad progresista de la época y que permitió que el arquitecto Luis Caravati se animara a quedarse en esta ciudad a realizar su fecunda obra.

“Buenos Anfitriones” sigue concientizando a los vecinos sobre la ciudad que tenemos, inserta en una geografía privilegiada y con una historia interesante para contar. Algunos turistas que pasaban por la plaza el sábado a la noche, se sintieron atraídos por las fotografías que se podían ver en la pantalla gigante instalada para tal fin y no dudaron en hacer preguntas.

OMT

La Organización Mundial del Turismo –con motivo de recordar este 27 de septiembre al turismo– emitió un comunicado con el reto o desafío de hacer un aporte desde el turismo para disminuir las consecuencias del cambio climático.

Esta institución sostiene que la solución de la cuestión ambiental, cuyo nudo está cen­trado en el cambio climático, se mantiene en un relativo estancamiento porque los países desarrollados no logran acordar medi­das concretas para mitigar la emisión de los “gases de efecto invernadero”, generados, prioritariamente, por su producción industrial.

El turismo pertenece al sector de los servicios. Es un sector con responsabilidad menor en la cuestión, pero de ninguna manera totalmente ajeno. Las prestaciones que integran un producto turístico no se brindan, por ejemplo, sin consumo energético. Aún así, el turismo es uno de los mejores aliados de la naturaleza y de su conservación. De ello el sector turístico debe ser plenamente consciente, lo que no significa justificación del derroche.

Por eso, el lema de la celebración es una convocatoria al sector turístico internacional para reforzar el compromiso, más allá de las declamaciones, de adoptar las prácticas recomendadas para mitigar la contribución del sector al recrudecimiento de los flagelos que trae aparejado el cambio climático.

Nuestro país y nuestra provincia en particular, poseen una especial condición para el desarrollo de energías alternativas como la eólica o la solar, una oportunidad de beneficiar a nuestro pla­neta y de brindar posibilidades de desarrollar industrias más limpias y adaptadas a las ne­cesidades de las futuras generaciones.

En el sector turístico, las opciones para sumarse en forma efectiva a la lucha para paliar las causas y los efectos del cambio climático, son muchas. El ecoturismo las llevó a la palestra internacional. Pero la adhesión, tan espontánea como amplia en su momento, con el tiempo pareciera estar debilitándose sin haber alcanzado, todavía, a dar su impronta al rumbo del sector.

Comencemos por nuestra ciudad

Por ello, nos parece totalmente oportuno el lema sobre el que nos invita a reflexionar esta celebración del Día Mundial del Turismo. En esta Capital de Montaña están dadas las condiciones para desarrollar este tipo de turismo en comunión con la naturaleza. Nuestra ciudad está en medio de montañas. Desde cualquiera de las calles de nuestra cuadrícula urbana podemos apreciar el Ambato o el Ancasti, que cambian de color a lo largo del día y en las cuatro estaciones del año.

Como bien decía un vecino los otros días, tenemos que comenzar por nosotros, los que vivimos en esta ciudad, a tomar conciencia que debemos cuidar los espacios públicos, que debemos conocer nuestra historia, que es fundamental mantener limpios los espacios abiertos y no arrojar basura desde la ventanilla del auto o del ómnibus.

Sí, tenemos que comenzar por nuestra ciudad, por esta Capital de Montaña, que nos da la posibilidad de permitirle a la gente que se “desarrolle” a través del turismo.

  • Sep 26 / 2008
  • 0
  • General

Ahora los pueblos

Una plaza

Una plaza

La gente

La gente

Un matrimonio me contaba los otros días que, viajando en el auto con su hijo por una de nuestras rutas catamarqueñas, éste les hacía notar que en el medio de la nada, había un poste de luz con un foco en la parte superior. El chico les preguntó qué sentido tenía esa luminaria en aquel lugar, cuando no había nada cerca. Los padres le advirtieron que al costado de la ruta y algunos metros hacia adentro, tapado por el monte, había un caserío. Seguramente para la gente que vivía allí, era muy importante su ubicación.

La provincia de Catamarca, en toda su geografía, tiene innumerables pueblitos a la vera de las rutas y al pasar por estos lugares nos preguntamos, al igual que ese chico: ¿Cómo hacen para vivir allí? ¿Cómo hacen para subsistir?

Vino a nuestras mentes esta anécdota, durante la visita de la licenciada Alejandra Anello al programa de radio “A vos, Ciudad”. Ella es Directora de Gestión, Coordinación y Supervisión de Programas y Proyectos de la Administración del Hábitat de Catamarca. En esta oficina están llevando a cabo, desde hace un tiempo, un programa que se llama “Ahora los Pueblos”.

Hay que destacar que la Administración del Hábitat se conformó a partir de una serie de programas, tanto federales como provinciales, destinados a cubrir las necesidades urbano-habitacionales de los sectores sociales más vulnerables y carenciados. Por lo tanto, la oficina del Sistema de Información Integral para el Hábitat, trabaja en forma coordinada con la dirección antes mencionada, para evitar la superposición de programas en un mismo beneficiario, inclusive con la demanda del IPV.

Coincidíamos en la radio, que los pueblos de muchas de nuestras provincias del país están comenzando a “despoblarse”, precisamente. La gente se va de “su lugar” buscando otros horizontes. Les atrae las ciudades, ya que piensan que en ellas encontrarán las oportunidades que no vislumbran en sus terruños.

Es curioso, pero un fenómeno parecido sucede en España (salvando las distancias económicas por supuesto) ya que muchos pueblitos de aquel país del norte se están vaciando de gente. Para revertir esta situación, el gobierno español viene desarrollando desde hace mucho tiempo una serie de estrategia, incentivando la instalación de familias, sobretodo que tengan niños, para que estos lugares vuelvan a tener vida y para que, literalmente, “no desaparezcan del mapa”. Evidentemente, es un fenómeno global.

Como nos contó la licenciada Anello, el programa “Ahora los Pueblos”, fue una iniciativa del Gobernador de la Provincia, quien convocó a los organismos que componen el Poder Ejecutivo con vistas a combatir el flagelo de la pobreza, sobre todo en las poblaciones rurales de escasa densidad (alrededor de 300 habitantes), con mayor grado de vulnerabilidad social y lejanía a los centros urbanos. Luego se invitó a sumarse a los demás poderes del Estado y las fuerzas vivas de la sociedad, a los Municipios del Interior, Asociaciones, ONGs, etc.

Según datos de la Administración del Hábitat, se invirtió en este programa (entre viviendas e infraestructura, ejecutadas y en ejecución) un monto aproximado a los veinticinco millones de pesos. Cuando hablamos de infraestructura nos referimos a salones de usos múltiples (tan necesarios para la vida en comunidad), plazas y paseos, veredas, calles, iluminación, forestación, etc. Algunos de los pueblos en los que se intervino son: Tatón, Balde de la Punta, El Quemado, Telarito, Casa de Piedra y Anillaco.

El objetivo general del programa “Ahora los pueblos” es el de brindar soluciones integrales al desarrollo humano de los pueblos, puestos y parajes. Impulsar el desarrollo local en comunidades pequeñas de base rural, a través de una estrategia que satisfaga las necesidades en: infraestructura básica, social y productiva; agua potable y de riego; salud, educación, seguridad, trabajo, vivienda, caminos, comunicación; rescate y promoción de las artes y oficios locales; saneamiento de títulos; nutrición, deporte capacitación y fortalecimiento familiar con el acompañamiento de autoridades municipales y legislativas y organizaciones no gubernamentales que deseen adherirse.

El ingreso de pequeños poblados al Programa, está en directa relación con el área de intervención que definan los entes estatales, previendo sus prioridades y factibilidad de realización, detectando en el marco de las mismas, a las familias particulares que presenten mayor índice de vulnerabilidad y/o precariedad. Según las necesidades que competa cubrir a cada Ministerio, Secretaría o Administración, se evalúa la incorporación de los núcleos familiares en calidad de potenciales beneficiarios con soluciones puntuales. Respecto a las necesidades comunitarias, los organismos pertinentes, elaboran proyectos determinando el alcance de la población beneficiaria, los costos y las responsabilidades que le competan. Como puede notar el lector, es un trabajo interrelacionado entre los distintos organismos del Estado.

Un mundo para algunos

El muchachito que iba con sus padres en el auto (que les contábamos al comenzar la nota) notó, al pasar nuevamente por el lugar ya entrada la noche, cómo ese foco, aparentemente ubicado sin sentido y que le llamaba la atención cuando pasaron de ida, iluminaba ese sector de la banquina y entendió que, gracias a esa luminaria, los pobladores podían esperar el ómnibus más seguros en la madrugada, cuando todavía está oscuro.

Un foco… un simple foco, puede ser “un mundo” para algunas personas. Quizás esto no llegamos a dimensionarlo en una ciudad. Pero está claro que un pueblo tiene otras vivencias, otras realidades…

  • Jul 17 / 2008
  • 0
  • Ciudad, General

15 años y un plan

El sábado 17 de julio de 1993 se emitió por primera vez al aire, de 21 a 22 horas, el programa de radio “A vos, Ciudad”. Desde entonces, este espacio radiofónico se convirtió en una marca registrada en el medio y pasó a ser propiedad de los vecinos de la ciudad.

El programa nació para difundir las actividades del grupo “Visión 93” y que después continuó el “Visión 94”. Éstos, estaban conformados por alumnos de la ex Escuela Industrial, que con un sueño, que conmovió a los otros estudiantes de la época, emprendieron un viaje a Europa con la idea de realizar un curso sobre “Accesibilidad al Medio Físico” en el Real Patronato de Atención de Personas con Minusvalía de España.
Unos años después, el programa se traslada a la mañana de los sábados, acaparando la atención de los vecinos de la ciudad con una estética nueva para los programas de radio de entonces. Con entrevistas y móviles en vivo, se abordaba cada programa con la convicción de una producción basada en el análisis crítico de la realidad urbana. Comenzábamos a darnos cuenta que en nuestra ciudad pasaban muchas cosas y que requerían nuestra atención. Comenzamos a “escucharnos”. El Ministerio de Educación del Gobierno de la Provincia de Catamarca lo declara de interés cultural en 2001.

Con “A vos, Ciudad” comienzan a realizarse actividades de extensión desde el espacio radial y que llevarían a producir debates de interés para la ciudad. Recordamos con gran afecto el “Ciclo de Charlas de la Ciudad” en el que un jueves al mes (durante tres años seguidos) se producía un encuentro mágico entre los vecinos que participamos de apasionantes debates, hasta bien entrada la madrugada. Este ciclo fue declarado de interés por el Concejo Deliberante de la Ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca en 1999.
A fines de septiembre de 2000 invitamos a dar una conferencia en nuestra ciudad al arquitecto Enrique García Espil, por entonces Secretario de Planeamiento de la ciudad de Buenos Aires. Él nos habló sobre la necesidad que la ciudad cuente con un Plan Urbano Ambiental. Allí, con la presencia de los intendentes de los tres departamentos del Valle Central –San Fernando del Valle de Catamarca, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú– conseguimos que en el Concejo Deliberante y en la Dirección de Planeamiento Urbano de la Municipalidad de la ciudad de Catamarca, se comenzara a debatir seriamente este tema. Entonces tomó impulso lo que después se convertiría en las Bases del actual Plan Urbano Ambiental.

En 2005 se inicia esta última etapa de “A vos, Ciudad” con el lanzamiento de su sitio web, que nos permite estar en todos aquellos lugares del país y del mundo en el que viven catamarqueños o amigos que vamos haciendo y que se interesan por nuestra ciudad. Muchos vecinos escuchan en diferido el programa, cuando no pueden hacerlo los sábados en vivo. Este sitio obtuvo un reconocimiento al ser declarado finalista del premio “Arroba de Oro” a fines de 2007.

En esta última etapa comenzamos a difundir cómo, a fines de la década del setenta, se formuló un Plan de Ordenamiento Territorial para el Valle Central de la provincia de Catamarca y un Plan Urbano Ambiental con códigos de planeamiento y edificación para la ciudad de Catamarca, elaborados por los arquitectos Eduardo Sarraihl y Rubén Gazzoli y un grupo de arquitectos del medio. Mucha gente desconocía este dato. Esto nos permitió echar por tierra que en nuestra ciudad no contamos con planes previos.

En octubre de 2006 organizamos la muestra “Un dibujo… Un arquitecto” con la curación del arquitecto Martín Bormann. Esta exposición, acompañada de una serie de charlas brindadas por reconocidos profesionales de la arquitectura (incluida una tele-conferencia desde Barcelona, en la que el arquitecto colombiano Víctor Velásquez nos habló de los dibujos de Le Corbusier) fue valorada por los vecinos. Aquí comprendieron la importancia del primer dibujo en una idea arquitectónica, como generador del proyecto posterior. Aquí se expuso, en un formato gigante, el dibujo que hizo en 1979 el arquitecto Rubén Gazzoli, “explicándonos” a través de un boceto, cómo debería ser la ciudad en la que vivimos.

Y dentro de las tareas de extensión, en este año 2008, en forma conjunta con el Instituto Municipal de Turismo y el Consejo Asesor de Turismo de San Fernando del Valle de Catamarca, organizamos los talleres de concientización turística “Buenos Anfitriones”. Estos fueron declarados de interés educativo por la Cámara de Diputados de Catamarca, por iniciativa del diputado Mario Perna. En los talleres llegamos a comprender la importancia de la presencia del arquitecto Luis Caravati en el diseño intuitivo de nuestra ciudad y que llevaron a la construcción de los edificios más representativos de nuestro patrimonio arquitectónico. Al participar los dirigentes, animó al concejal Luís Fadel para cerrar la idea de recuperar el lago artificial del Paseo de La Alameda. “Una cosa es contar y otra ver la cara con la que entran y con la que salen los vecinos que participan de los talleres; ya que se van “amando” a una ciudad desconocida por todos nosotros”, dice Graciela Pernasetti, una de las coordinadoras.

En todo este breve repaso que hacemos, dejamos constancia de algunos de los logros conseguidos por los vecinos de esta ciudad comunicándonos cada mañana de sábado. Muchos personajes locales, nacionales y de otros países, fueron entrevistados en nuestro programa, entre los que destacamos al arquitecto catamarqueño Ricardo Palacios, quien siempre aporta interesantes ideas.

El arquitecto Luís Grossman, columnista del diario La Nación, escribió en noviembre de 2006 en su espacio “Arquitextos”, a propósito de la visita que hizo a esta ciudad y al programa de radio:
“A poco que se lo analice, no parece fácil realizar un programa de radio sobre temas de arquitectura y ciudad. Se trata, por lo general, de asuntos visualizables que requieren de una gran imaginación y elocuencia para ser verbalizados. Más aún cuando la intención de la emisora es llegar a una audiencia que no es necesariamente profesional. Se justifica hacer el elogio de una audición que se produce en Catamarca con el título de A vos, ciudad. Este programa sale al aire todos los sábados, de 9 a 11, y hay que destacar que se emite en forma ininterrumpida desde hace muchos años.

“Me tocó participar de un diálogo realizado en vivo desde el estudio de radio. En esa ocasión intervinieron en la plática arquitectos locales, lo que dio origen a un cruce de pareceres que, a juzgar por las llamadas y los e-mails recibidos en la radio, resultaron de interés para los oyentes.

“¿Cuál es la clave para que eso que en principio no parecía fácil se concretara con solidez y continuidad? Y es que la fórmula aplicada no se limita a temas de arquitectura, sino que desarrolla asuntos conflictivos que afectan la ciudad o la provincia, tales como los servicios públicos, los planes de vivienda, las comunicaciones y el transporte; en suma, las políticas urbanas”.

Desde hace 15 años, cada mañana de sábado (ahora por Radio Unión), los vecinos de San Fernando del Valle de Catamarca estamos en contacto a través del aire de la radio. Los vecinos de esta hermosa ciudad “capital de montaña”, de esta ciudad “con nombre español y apellido indígena” comprendemos que tenemos en nuestras mentes y en nuestros corazones un plan… y éste nos dice a gritos que estamos comprometidos a vivir en una ciudad mejor… en la que podemos ser felices…

Páginas:1...7374757677787980
Recibí las últimas noticias en tu e-mail SUSCRIBIRSE